Ferrocarrils instalará 56 desfibriladores en las estaciones del metro de València

  • La empresa pública aplica así el decreto que obliga a tener estos dispositivos en las que registren 2.000 viajeros al día.
  • Llegir en valencià.
Desfibrilador.
Desfibrilador.
DECATHLON - Archivo

Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) instalará 56 desfibriladores semiautomáticos en estaciones subterráneas y en superficie de la red de Metrovalencia, así como en instalaciones propias tales como talleres y aulas de formación. 

La empresa pública ha licitado por 209.664 euros un contrato de tres años de duración para el arrendamiento, instalación y mantenimiento de estos dispositivos en 51 de sus recintos públicos por alcanzar o superar una afluencia media diaria superior a las 2.000 personas.

FGV se adapta, de esta forma, al decreto 159/2017 del Consell, que regula la instalación y uso de los desfibriladores externos fuera del ámbito sanitario en la Comunitat Valenciana, una normativa impulsada por la entonces titular de Sanidad Universal y Salud Pública, Carmen Montón. El texto fijó como obligatoria su presencia en las estaciones de metro con una afluencia media diaria igual o superior a las 2.000 personas, una cifra que sobrepasan las 48 de la red de metro, pero no así las 43 del tranvía, por lo que estas últimas quedarán fuera del plan.

Se incluyen todas las estaciones de las líneas 1, 2, 3 y 7, además de los talleres y las aulas de formación. En el caso de los talleres y en las estaciones de Colón, Xàtiva y València Sud habrá dos equipos, dada su mayor afluencia diaria de viajeros.

Este plan llega, además, después de la polémica surgida en torno a la muerte de una persona en la Ciudad de la Justicia de València el pasado 17 de octubre, cuando se disponía a asistir a un juicio como acusado. Tras su desvanecimiento, los médicos del Instituto de Medicina Legal intentaron utilizar el único desfibrilador de las instalaciones judiciales, por las que pasan a diario entre 10.000 y 12.000 personas, pero tenía la batería descargada y el hombre falleció.

La adjudicataria del concurso convocado por Ferrocarrils de la Generalitat deberá asumir las tareas de mantenimiento de los equipos desfibriladores, reponerlos en menos de 48 horas en caso de avería o acto vandálico e impartir cursos de formación a sus empleados para su manejo, así como señalizar como espacios cardioprotegidos.

En cuanto a la ubicación de los dispositivos, se instalarán dentro de cabinas estancas metálicas dotadas de sistemas de alarma. En el caso de las estaciones subterráneas, se colocarán en zonas visibles, a una altura de 1,50 metros y serán accesibles.

Según describe la memoria técnica, el responsable de contrato de FGV "podrá realizar o delegar visitas mensuales a las estaciones" que tengan instalados estos equipos para "revisar el estado de los desfibriladores y la señalización". Como resultados de esta visita "se elaborara un acta con las anomalías que se hayan identificado en cada una de las estaciones y se remitirá al responsable de contrato de la empresa adjudicataria para que subsane las deficiencia en un plazo máximo de 48 horas a partir de la recepción el informe".

Además, la adjudicataria estará obligada a impartir cursos de formación anuales durante la vigencia del contrato, programando diez sesiones anuales. Esta misma empresa será la encargada de la revisión y mantenimiento de la señalización de los equipos desfibriladores semiautomáticos y de la señalización de los recorridos para acceder a los mismos y deberá reponer las que estén deterioradas o hayan sido arrancadas.

También en Alicante

El plan impulsado por FGV también prevé la colocación de ocho desfibriladores en cinco estaciones del Tram de Alicante (Luceros, Mercado, MARQ-Castillo), El Campello y Benidorm, así como en las oficinas y talleres. El presupuesto de esta actuación roza los 30.000 euros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento