La verdadera razón por la que se usa sal en carreteras y aceras contra las heladas

  • ​Pese a lo que muchos pueden pensar, la sal no se usa para derretir hielo o nieve.
Camión esparciendo sal en las calles.
Camión esparciendo sal en las calles.
ARCHIVO

Todos en algún momento hemos podido comprobar cómo durante estos días de frío, heladas y nevadas, en muchos puntos de la geografía española vuelve a recurrirse, como ya es habitual, al esparcimiento de grandes cantidades de sal en carreteras o aceras.

¿Cuál es la razón para usar la sal en este tipo de casos? Pese a lo que muchos pueden pensar, la sal no se usa para derretir hielo o nieve, sino para dificultar que el agua o la nieve se conviertan en hielo.

Como informan desde Gizmodo, Julie Pollock, profesora de química en la Universidad de Richmond, explica el proceso en The Conversation. Al disolver sal en agua se puede comprobar que esta dificulta la formación de cristales de hielo al interponerse las moléculas de cloruro de sodio en el proceso de congelación.

La sal tiene la capacidad de bajar la temperatura de congelación del agua. Mientras que sin sal sería a 0 grados Celsius, con sal se baja a -10 grados, razón por la que siempre será más difícil ver agua del mar congelada.

El esparcimiento de sal se realiza antes de una nevada o de que el agua de una calzada se congele. Si no hay agua en la calzada se suele optar por esparcir una solución de sal con agua. De lo contrario el proceso resulta menos efectivo, ya que habría que esperar mucho más a que la sal se disuelva en agua y que haga efecto contra las placas de hielo.

En el caso de países donde son habituales las temperaturas por debajo de los -10 grados, suele emplearse también gravilla y otras impurezas junto a la sal para crear una capa que cubra el hielo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento