Testigos contradicen la versión del Chicle sobre el robo de gasoil y el lugar por el que caminaba Diana Quer

Un total de 14 testigos han declarado este jueves en la tercera sesión del juicio por el asesinato de Diana Quer, una jornada en la que han contradicho dos de los elementos clave de la declaración de Enrique Abuín, que había acudido hasta A Pobra a esas horas de la madrugada para robar gasóleo y que se encontró con la víctima en una calle "oscura" en la que se estacionaban los camiones y caravanas de los feriantes, la calle Venecia.
Juicio asesinato Diana Quer - acusado Jose Enrique Abuín
Juicio asesinato Diana Quer - acusado Jose Enrique Abuín
ÁLVARO BALLESTEROS

Hasta nueve feriantes han prestado declaración ante el jurado -algunos de ellos por videoconferencia- y han contado, a preguntas de las partes, que ninguno notó que le faltase combustible de sus camiones, coches o caravanas, ni que alguno de sus compañeros hubiese comentado algo así.

En su declaración, El Chicle justificó diciendo que iba a robar gasóleo su desplazamiento esa madrugada hasta A Pobra, donde, supuestamente, estacionó en la calle Venecia y sustrajo cerca de 40 litros de gasóleo (una garrafa y media) de los camiones allí aparcados.

Sin embargo, los feriantes que han declarado ante el tribunal han aseverado que no notaron que nadie les hubiese robado gasóleo y que sus vehículos no registraron desperfectos en los depósitos. También admitieron que la calle era "oscura" y negaron haber escuchado ningún ruido aquella madrugada.

LA CALLE POR LA QUE CAMINABA

Otro de los puntos de conflicto con la versión del Chicle es la ruta seguida por Diana Quer aquella noche. En concreto, según el acusado, la chica se le apareció "de frente" en la calle Venecia mientras él transportaba las garrafas con el combustible, por lo que, asustado, la agarró por el cuello y la estranguló "sin darse cuenta".

Sin embargo, la última persona que vio con vida a Diana Quer, una joven menor de edad, ha declarado este jueves que la víctima caminaba no por la calle Venecia, si no por una vía más "iluminada" y paralela a ésta, el Paseo del Arenal, en dirección "recta" y hacia su casa.

La testigo ha apuntado que vio a Diana en torno a las 2,30 horas de la madrugada, mientras ella misma regresaba a su domicilio, ha descrito su ropa y ha dicho que iba utilizando su teléfono móvil. La joven la ha ubicado en dirección a las naves abandonadas de la antigua discoteca Boomerang, esto es, pasado el cruce hacia la calle Venecia.

SU ÚLTIMO MENSAJE

En esta tercera jornada también ha declarado el joven con el que Diana Quer se estaba mandando mensajes a través de Whatsapp sobre las 2,30 de la madrugada de aquella jornada, cuando la testigo la vio caminando de regreso a su domicilio.

La víctima, según ha narrado, le dijo a través de mensaje que "volvía a casa y tenía poca batería". "Como a los 10 minutos, me dijo que un gitano la estaba llamando", ha dicho el testigo. Según las diligencias, Diana Quer envió un mensaje que decía 'Me estoy acojonando, un gitano me está llamando' y aseguró que le había dicho 'Morena, ven aquí'.

El joven, que sintió que Diana "tenía miedo", volvió a preguntarle sobre este hecho pero, según ha afirmado, el mensaje no le llegó. Tampoco recibió el teléfono de Diana Quer el mensaje en el que, a la mañana siguiente, le daba los buenos días.

El camino que Diana Quer emprendió sola a su casa aquella madrugada también ha quedado atestiguado por otra amiga de la joven, que pasó con ella esa noche en las fiestas de A Pobra. "Pretendía subir sola a casa", ha contado la joven, que ha señalado que Diana se separó de su grupo de amigos poco antes de las 2,30 horas.

MÓVIL DE DIANA

Finalmente, en esta sesión también ha declarado el mariscador que encontró el teléfono móvil de Diana meses después de su desaparición en la ría, quien ha asegurado que el aparato estaba "laminado" y parecía dañado, pero ha garantizado que ni él mismo ni otra persona de su círculo cercano intentó desbloquearlo o manipularlo antes de entregarlo a la Guardia Civil.

"Estaba trabajando normalmente y cuando salía para arriba se me vino el teléfono en el rastro (el utensilio que utilizaba en su tarea)", ha explicado el mariscador en relación a lo ocurrido aquel 27 de octubre. La noticia de la desaparición de Diana Quer y la falta de su teléfono ya se había extendido por toda la zona, por lo que pensó que podía tratarse de este terminal y acudió a la Guardia Civil.

En todo caso, ha garantizado que ni él mismo ni nadie de su círculo intentó desbloquear el teléfono, que se encontraba dañado. Los investigadores descubrieron que alguien había intentado desbloquear el terminal hasta en tres ocasiones, pero El Chicle, que reconoce que lo tiró desde el puente de la autovía, sostiene que no fue él.

En la sala han estado presentes, un día más, el padre y la hermana de la víctima, Juan Carlos y Valeria Quer, que han estado acompañados por la presidenta de la Asociación Clara Campoamor, Blanca Estrella. Al igual que sucedió este martes, la hermana de Diana ha seguido muy afectada las distintas declaraciones y ha abandonado en una ocasión la sala. Al Chicle, por su parte, se le ha visto más distendido, gesticulando, riendo y hablando con sus equipo de letrados.

El juicio se retomará este viernes con la declaración de casi una veintena de testigos, entre los que se encuentran varios agentes de Policía Local y Guardia Civil, buzos que participaron en la reconstrucción o dos guías caninos, entre otros

Mostrar comentarios

Códigos Descuento