Los 'Oscar' de la fotografía de naturaleza se exhiben en Madrid

Su importancia dentro del gremio es tal que ya se les conoce coloquialmente como los 'Oscar' de la fotografía de naturaleza. Wildlife Photographer of the Year, o lo que es lo mismo, el concurso de fotografía organizado por una de las instituciones más prestigiosas del mundo -el Museo de Historia Natural de Londres- celebra su edición número 55 en plena forma. Las cifras lo dejan claro: más de 48.000 fotografías presentadas por fotógrafos y fotógrafas procedentes de 100 países de las cuales su jurado ha seleccionado un centenar que dan forma a la exposición que visita Madrid hasta el 9 de diciembre.

La capital se convierte por quinto año en una de las primeras sedes a nivel mundial en recibir esta muestra tras su presentación en Londres - ocupa la Sala Mercadal del Colegio Oficial de Arquitectos, COAM, en la calle Hortaleza, 63- y será también la única ciudad española en la que se dejará ver (entrada general de 3 a 5,5 euros dependiendo del día de la semana y gratuita para menores 13 años).

El espectador está invitado a realizar un apasionante viaje visual alrededor del mundo que nos descubre la increíble diversidad de la vida en nuestro planeta, algunos de sus lugares más salvajes y el poderío de la naturaleza a través de su fauna, flora y paisajes. “No solo vemos imágenes espectaculares sino que tiene un carácter muy didáctico porque los pies de foto describen la escena pero también la situación de esa especie o de ese lugar del mundo y detallan con minuciosidad cómo se ha hecho esa foto”, cuenta Myriam Navas, socia de Tututucu Producciones y una de las responsables de que la exposición en Madrid sea una realidad.

“Nuestro objetivo es poner en valor la fotografía de naturaleza porque es una disciplina poco conocida. Mucha gente cree que estas extraordinarias imágenes son fruto de un golpe de suerte pero requieren no solo un amplio conocimiento del medio fotográfico sino también del animal y sus costumbres”, señala Navas de estas instantáneas que en numerosas ocasiones requieren de infinitas horas de espera, cámaras camufladas para no asustar ni alterar el día a día de los animales o, incluso, estratégicamente colocadas en drones de última tecnología.

Entre ellas, destacan las dos ganadoras absolutas de esta edición. El momento, del fotógrafo chino Yongqing Bao, fue realizada en la Reserva Natural Nacional de las Montañas Qilian en China y muestra a un zorro tibetano sorprendiendo a una marmota del Himalaya que acaba de salir de su madriguera. “Capta un momento aparentemente cómico por la expresión de la marmota pero que el fondo es muy dramático”. Junto a ella, Resplandor nocturno, premio en la categoría juvenil al fotógrafo neozelandés de tan solo 13 años Cruz Erdmann. Tomada en una inmersión nocturna en el Estrecho de Lembeh (costa de Indonesia), muestra la asombrosa capacidad de camuflaje de un calamar de arrecife.

Otro de los grandes objetivos del Wildlife Photographer of the Year es el de crear una conciencia cada vez mayor sobre los problemas medioambientales y la conservación de la naturaleza. “Uno enciende el telediario y es casi un relato apocalíptico de cómo estamos llevando el planeta a la destrucción. Es necesario que se tomen medidas de forma inmediata y por suerte están surgiendo movimientos, especialmente de jóvenes, que están reclamando que se tomen acciones. No solo es importante que se controlen los gases, el consumo de plásticos de un solo uso, la destrucción de los hábitats… también son importantes acciones como ésta que muestran y sensibilizan a las generaciones presentes y también futuras”, sentencia Navas.

Del centenar de fotógrafos seleccionados en esta edición nueve de ellos son españoles. “Es el país con más fotografías de la exposición, lo que es sintomático de la calidad del trabajo de los artistas nacionales especializados en esta disciplina y también de la gran biodiversidad que alberga nuestro país”.

Fundación Biodiversidad
Mostrar comentarios

Códigos Descuento