Rivera no dimite y deja su futuro en manos de los afiliados: "Asumo el mal resultado"

Albert Rivera en la sede de la formación naranja tras el 10N.
Albert Rivera en la sede de la formación naranja tras el 10N.
Jorge París
Albert Rivera durante su discurso en la sede de Ciudadanos

El ambiente festivo que reinó la noche electoral del 28 de abril en la sede de Ciudadanos se ha convertido este domingo en una atmósfera de derrota y decepción, tras la debacle en las urnas. Ante estos resultados, el líder de la formación naranja, Albert Rivera, ha evitado dimitir, aunque ha dejado su futuro en manos de sus afiliados: "Asumo el mal resultado".

"Creo obligatorio mañana convocar una Ejecutiva Nacional urgente y extraordinaria. A las diez, voy a reunir al Comité Ejecutivo Nacional, la dirección escogida de este partido, para compartir con ellos el mal resultado y asumir todas las decisiones que haya que tomar", ha asegurado Rivera, cuya formación ha pasado de 57 escaños en abril a diez en estas elecciones.

Además, el presidente de Ciudadanos ha anunciado que propondrá la celebración de un Congreso Extraordinario para que los militantes de la formación -"los que votan, los que deciden" se pronuncien tras los resultados de las elecciones y "tomen las riendas del partido".

En este contexto, Rivera se ha acordado de Pedro Sánchez y de Pablo Casado, a los que ha criticado por sus reacciones ante los malos resultados de sus partidos en comicios anteriores y ha asegurado querer actuar de forma diferente.

"Yo no estoy hecho de esa pasta, quiero decir la verdad, ser honrado, honesto, y seguir mirándome a los ojos. Hemos tenido un mal resultado, sin paliativos ni excusas", ha reconocido Rivera, acompañado de la cúpula de la formación naranja. 

En este sentido, el presidente de Ciudadanos no ha dudado en asumir la responsabilidad de la debacle electoral de su partido. "Como líder, los éxitos son de todos y los malos resultados son tuyos, del que está al frente", ha aceptado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento