Un desprendimiento de rocas impide votar a vecinos de un pueblo asturiano

Imagen del desprendimiento de rocas en San Esteban de Cuñaba.
Imagen del desprendimiento de rocas en San Esteban de Cuñaba.
EFE

Una veintena de vecinos que este fin de semana estaban en San Esteban de Cuñaba, una pequeña aldea situada en pleno corazón de los Picos de Europa, se encuentran aislados desde esta madrugada a causa de un gran desprendimiento de rocas y piedras que ha cortado la única carretera de acceso al pueblo.

Aunque desde el Consistorio de Peñamellera Baja, concejo asturiano al que pertenece esta localidad, se han enviado equipos para despejar el camino, dada la magnitud del desprendimiento la Guardia Civil ha montado un dispositivo para que los vecinos puedan ir a votar.

Una patrulla del Instituto Armado se desplazará hasta el punto en el que se ha producido el corte de la carretera para llevar a quien lo solicite hasta el colegio electoral, han informado fuentes de la Delegación del Gobierno.

Marta Quiepo, una vallisoletana que pasaba este fin de semana en su casa de San Esteban de Cuñaba, ha explicado que, al parecer, el desprendimiento se ha producido a unos 700 metros de la entrada al pueblo, como consecuencia de las persistentes lluvias de los últimos días.

San Esteban de Cuñaba cuenta con una población permanente de siete vecinos, aunque este fin de semana sumaba una veintena de personas.

La nieve que en las últimas horas ha caído a partir de los 1.000 metros de altitud, ha llevado también a movilizar máquinas quitanieves para abrir paso en pueblos de montaña del suroccidente asturiano y poder facilitar así el voto de sus vecinos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento