Tres aviones rusos han bombardeado Georgia como respuesta al bombardeo georgiano sobre la región separatista de Osetia del Sur, que tuvo lugar la pasada madrugada y dejó 15 muertos.

Esta mañana, el Gobierno separatista había pedido a Rusia "medidas urgentes" para defender a la población, que, recordó, "son ciudadanos de la Federación Rusa" gracias al reparto indiscriminado de pasaportes rusos en las regiones separatistas surgidas tras la caída de la URSS.

"Desata la guerra"

Mientras tanto, el embajador especial y copresidente ruso de la Comisión Mixta para el mantenimiento de la paz en Osetia del Sur, Yuri Popov, ha acusado a Georgia de desatar la guerra en esa región separatista georgiana que pretende unirse a Rusia.

Georgia ha desatado la guerra contra Osetia

"Puedo caracterizar la situación como guerra, que Georgia ha desatado contra Osetia del Sur", dijo Popov, citado por la agencia oficial rusa Itar-Tass.

Esta madrugada Georgia rechazó las afirmaciones rusas ante el Consejo de Seguridad de la ONU e insistió en que no puede librar una guerra "contra parte de su propio territorio", al tiempo que acusó a Rusia de apoyar por todos los medios al régimen separatista, incluido el asesoramiento militar de las fuerzas secesionistas por oficiales de las fuerzas de paz.