Condoleezza Rice
La secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice durante una recepción en el Palacio de la Zarzuela. REUTERS/SERGIO PÉREZ
La jefa de la diplomacia estadounidense, Condoleezza Rice, aseguró que el país estaría seguro si el demócrata Barack Obama llega a la Casa Blanca, y descartó estar interesada en competir por la Vicepresidencia. "Estados Unidos estará bien", dijo Rice en una entrevista que publicó este jueves la revista
The Politico en respuesta a una pregunta sobre si Obama podría garantizar la seguridad de Estados Unidos.

Planea escribir un libro sobre la política exterior estadounidense 
El equipo de campaña del candidato republicano John McCain ha presentado a Obama, que cumplió esta semana 47 años, como una opción arriesgada para la seguridad estadounidense dada su limitada experiencia, pero Rice descartó esos temores. La secretaria de Estado se refirió también al incremento de efectivos militares en Irak que comenzó en enero del año pasado y al que se opuso Obama.

Rice dijo que el éxito de la operación permitirá que la cifra de soldados en el país árabe se vaya reduciendo, lo que beneficia los planes de Obama, quien está a favor de fijar un calendario de 16 meses para efectuar la retirada. Apuntó que los iraquíes todavía "no están listos" para la retirada total de las tropas de la coalición, pero insistió en que el actual debate sobre las responsabilidades adicionales del Gobierno iraquí representa un "momento feliz" para EE UU.

Planea escribir un libro

"Las negociaciones que tienen lugar sobre cómo sostener una presencia tanto tiempo como sea necesario son muy importantes", explicó. "EE UU trabajó para alcanzar el día (...) en el que las fuerzas de seguridad iraquíes fuesen capaces de asumir la mayoría de esos papeles (los de garantizar la seguridad) por sí mismos", insistió.

"Creo que los iraquíes reconocen que todavía hay cosas que necesitan que haga la coalición", destacó en referencia a misiones de formación y a algunas de combate. "Pero el simple hecho de que tengamos estas discusiones con los iraquíes sobre la transferencia de estas responsabilidades supone un día feliz para EE UU", concluyó. Por lo demás, descartó estar interesada en competir por la Vicepresidencia.

"No estoy interesada en conseguir otro trabajo en el gobierno con nadie", afirmó. Adelantó que planea escribir un libro sobre la política exterior estadounidense durante los ocho años de la presidencia de George W. Bush, durante los cuales ha sido una de las asesoras más próximas y leales del actual inquilino de la Casa Blanca.