Kim Kardashian dejará de vestir sexy y exuberante por la conversión al cristianismo de Kanye West

  • El rapero está convencido de que una mujer madre de cuatro hijos no debe "enseñar su cuerpo".
  • "Antes no me daba cuenta de lo mucho que eso afectaba a mi alma como hombre casado", ha comentado.
  • "Siempre voy a ser yo", ha dicho Kim, "simplemente, estamos debatiendo qué es demasiado y qué no".
Una de las condiciones que puso el marido de Kim Kardashian para acudir a una entrevista en 2013 fue que la alfombra de su camerino estuviera planchada. Y es que al parecer el rapero y diseñador se tropieza con frecuencia.
Kim Kardashian y Kanye West, en 2016.
GTRES

La conversión al catolicismo de Kanye West, que ha llegado a su súmmum con la publicación de Jesus is King (Jesús es el Rey), el último disco del rapero en el que cada canción versa sobre su nueva religión, está suponiendo toda una revolución para su familia. Principalmente para su mujer, Kim Kardashian.

No es solo que el músico se llevase a su esposa y a toda la prole a Armenia para que recibiesen juntos el santo sacramento de bautismo, es que está tan ensimismado con su recién acogida fe que está manteniendo las posturas más tradicionalistas de esta.

En una actitud que ya ha sido reprendida por muchos de sus fans como machista, el músico le ha pedido a la influencer y celebrity que deje de vestir con la ropa que acostumbra, sexy, ajustada y exuberante, la misma que la convirtió en adalid de la diversidad de los cuerpos femeninos en contraposición al arquetipo delgado de top model que se instaló en el imaginario colectivo a finales del milenio pasado, especialmente en los 90.

"Siento que acabo de completar una transición en la que he pasado de ser un rapero que mira a todas las mujeres a ser un hombre que mira a su mujer y se pregunta por qué necesita ella ir enseñando su cuerpo de esa manera a todo el mundo", bramó West a Kim Kardashian.

"Eres mi mujer y me afecta cuando sales demasiado sexy en las fotos"

Lo hizo en el reality que protagoniza la familia de su esposa desde hace años, Keeping Up with the Kardashians, refiriéndose, además, al ceñido vestido que Kim lució en la pasada Gala MET, obra del reconocido modisto y diseñador francés Thierry Mugler.

Lejos de recapacitar sobre lo que acababa de decir, el compositor continuó su monserga subiendo el tono. "Antes no me daba cuenta de lo mucho que eso afectaba a mi alma y a mi espíritu como hombre casado y como padre de cuatro hijos. Para mí, el corsé es ropa interior. ¿Para quién es sexy una prenda así?", espetaba West.

Kim Kardashian, un poco atónita, reprendía a su marido: "Tú sabes que anoche tuve un ataque de ansiedad y que lo último que necesito ahora es más energía negativa a mi alrededor porque no te gusta que lleve vestidos tan ajustados".

Kanye, por su parte, seguía erre con erre sobre cómo le afectaba eso a él, sin escuchar cómo se sentía Kim. "Pero eres mi mujer y me afecta cuando sales demasiado sexy en las fotos", aseguraba, aunque acto seguido, en un gesto muy aplaudido en redes, la influencer le hiciera ver lo que no estaba viendo.

"Tú me ayudaste desde el principio a construir esta imagen de persona sexy y segura de sí misma", comenzó Kim, "y solo porque ahora mismo estés en un viaje espiritual que te está transformando como persona no significa que yo tenga que estar en el mismo lugar contigo".

Ver esta publicación en Instagram

Jesus is King

Una publicación compartida de Kim Kardashian West (@kimkardashian) el

Sin embargo, las cosas parecen haber sido distintas sin las cámaras del reality delante de ellos, porque Kim Kardashian le ha contado a The Real que cree que su marido tiene parte de razón.

"Él es mi marido y quiero honrarlo a él, así como tener en cuenta sus sentimientos y este cambio vital que está atravesando", ha revelado Kim Kardashian, dando a entender que sí le hará caso, al menos en parte, en lo que respecta a su vestimenta.

"Sobre todo, es por los niños", ha tratado de justificar la decisión la celebrity. "Se hacen mayores y él es muy consciente de todo lo que tenemos en casa. Nos deshicimos de la televisión en el cuarto de los niños y sacamos todo el maquillaje de la habitación de North", ha desvelado.

"Estoy de acuerdo [con Kanye]. Pero siempre voy a ser yo. Simplemente, estamos debatiendo qué es demasiado y qué no. Soy madre de cuatro hijos y el próximo año cumplo 40. ¿Cuándo es el momento de parar?", ha finalizado Kim Kardashian.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento