Más de la mitad de la superficie de España se encuentra en situación de riesgo extremo de incendios y más de un tercio está en riesgo alto o moderado, debido, sobre todo, a las elevadas temperaturas, a la ausencia de precipitaciones y a la mayor cantidad de biomasa presente por el aumento de lluvias en primavera.

La situación de riesgo es similar a la de otros veranos

El boletín diario de Protección Civil que analiza estas condiciones junto con la información sobre vientos y relieve sitúa ahora en riesgo extremo de incendios a la mitad sur de la Península, -que incluye Andalucía, Murcia, Valencia, Castilla-La Mancha y gran parte de Extremadura-, a un área del nordeste que comprende la mayoría de la superficie de Aragón y de Cataluña, y al archipiélago balear.

CC AA en riesgo alto

En riesgo alto se encuentran el archipiélago canario y la mayor parte de la mitad norte de la Península, incluyendo casi todo el Pirineo y buena parte de Castilla y León, mientras el resto, salvo una estrecha franja a lo largo de la costa cantábrica, se encuentra en riesgo moderado.

Según el portavoz del sindicato de agentes forestales SAFTAM Telmo Guerreiro, la situación de riesgo es similar a la de otros veranos, en opinión de Guerreiro, por lo que, a pesar de la menor magnitud de los incendios que se han producido en lo que va de estío respecto a años anteriores, es necesario extremar las precauciones.