Brian J. Smith, de 'Sense 8', se confiesa sobre su homosexualidad: "Me llamaron nenaza, maricón..."

  • El intérprete también ha hablado de cómo reaccionó su familia: "Me sorprendió. Fueron maravillosos".
  • "Tenía que ser muy cuidadoso al decirle a la gente la verdad sobre mí", ha recordado.
El actor de 'Sense 8', Brian J. Smith.
El actor de 'Sense 8', Brian J. Smith.
Blair Raughley / GTRES

Aunque algunos crean que es un paso sencillo en la sociedad moderna, aceptarse tal y como eres y poder decirlo abiertamente sigue siendo harto complicado para muchos. Sobre todo, dentro del colectivo LGTBIQ+. El actor Brian J. Smith puede dar cuenta de ello.

El actor que se hiciera mundialmente famoso por su papel del policía Will Gorski en la serie de Netflix Sense 8ha hablado ahora abiertamente de su homosexualidad, cómo ha sido para él el proceso de crecer en una sociedad conservadora y qué aprendió de la ficción.

Hay que recordar que Sense 8, creada por las hermanas Wachowski (también responsables de la saga Matrix), convirtió a la mayoría de sus protagonistas, entre ellos el español Miguel Ángel Silvestre, en iconos LGTBIQ+ por cómo trataba temas como la sexualidad y el género.

Smith precisamente ha hablado de la falta de referentes durante toda su infancia en los años 80, máxime cuando él la pasó en un pequeño pueblo de Texas, un estado bastante apegado a las tradiciones.

"Nunca podía ser quien de verdad era. Me estaba continuamente asegurando de no mirar a alguien demasiado tiempo o haciendo que alguien se sintiese incómodo", rememora el actor de 38 años en una entrevista con la revista Attitude.

"Olvídate de cualquier sindicato o grupo LGBTI+. No había absolutamente nada. Estaba completamente solo", remarca, a la par que no puede sino entristecerse cuando piensa en el bullying que sufrió y en la discriminación y acoso con el que convivía día tras día.

"Escuché de todo: nenaza, maricón... Tenía que ser muy, muy cuidadoso al decirle a la gente la verdad sobre mí", confiesa Smith, quien recuerda con alegría que la interpretación le ayudó, primero a descubrirse y, luego, a salir de Texas.

"Frente a un público, desaparecía y me convertía en otra persona. Tenía a 600 estudiantes en el colegio, probablemente todos pensaban que era un idiota, alguien raro, pero sobre el escenario me prestaban atención y veían que tenía algo. Ahí es donde no me sentía solo". Sus primeros papeles importantes, en 2009, fueron en Gossip Girl y Stargate Universe.

Tras ello llegó la llamada de Netflix y de las hermanas Wachowski y recuerda que el rodaje fue, para él, toda una liberación: "Recuerdo estar tan relajado... Pensé: 'Por fin puedo simplemente ser yo mismo, no tengo que darme aires de nada con esta gente'".

Este papel fue clave en su carrera y en su proceso de aceptación personal, aunque también fue un punto de inflexión cuando se lo hizo saber a su familia, a punto de cumplir 30 años.

"Me sorprendió. Cuando salí del armario con mis padres, fueron maravillosos. Dijeron que estaban esperando que yo dijera algo", narra sobre el momento en el que les dijo que era gay. "Estaban mucho más avanzados de lo que yo esperaba. Creo que fue cuando también me sentí bien por eso, al pensar que el mundo no es tan peligroso como pensaba", reflexiona.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento