"Esta cumbre debe ser el trampolín que la emergencia climática necesita"

Fridays for Future
Marcha de jóvenes por el clima en Madrid el pasado mes de mayo.
Juan Carlos Rojas/GTRES

La COP25, la cumbre del clima número 25 que tendría que haberse celebrado primero en Brasil y luego en Chile, ha acabado recalando casi 'in extremis' en un Madrid postelectoral y prenavideño. España es así anfitriona entre el 2 y el 13 de diciembre de un evento cuyo periplo de un país a otro refleja el momento convulso en el que se encuentra la política internacional. Si Bolsonaro declinó ser el país organizador alegando motivos económicos y estar en un "proceso de transición" en 2018; en Chile ha sido obligado por la crisis política y social a la que se enfrenta este otoño. 

Madrid es la sede, pero la presidencia sigue estando en manos chilenas, en las de su ministra de medio ambiente Carolina Schmidt Zaldívar.

Esta reunión internacional tiene lugar el año en el que la preocupación social por el medio ambiente ha alcanzado cotas nunca vistas antes, con Greta Thunberg como cabeza visible. Una preocupación que se ha traducido en la convocatoria de dos movilizaciones simultáneas por el clima el próximo 6 de diciembre en Santiago de Chile y en Madrid. 

Un evento que llega además precedido de la resolución del Parlamento Europeo declarando la "emergencia climática" en todo el continente y de un manifiesto en el que más de 11.000 científicos de todo el mundo alertaron de su "obligación moral de advertir a la humanidad" sobre la "emergencia climática" que encaramos y que traerá "un sufrimiento humano sin par".

Una emergencia global ante la que plantearon seis objetivos urgentes: reformar el sector energético, reducir los contaminantes de corta duración, restablecer los ecosistemas, optimizar el sistema de alimentación, establecer una economía libre de dióxido de carbono y una población humana estable,    

El tiempo apremia y la cumbre del clima de Madrid tiene que comenzar a apuntalar soluciones. Con ese objetivo se reunirán en IFEMA 25.000 personas.

El plan previsto incluye cerrar el reglamento de desarrollo del Acuerdo de París contra el calentamiento global, a aplicar durante la próxima década en sustitución del plan nacido en Kioto; incrementar el número de naciones que se comprometen a elevar sus planes de recorte de emisiones de efecto invernadero y ser lugar de encuentro para expertos y fondeadero de los últimos informes climáticos. 

"Esta cumbre debe ser el trampolín que la emergencia climática necesita. Necesitamos cambios muy profundos en el transporte, la agricultura... Necesitamos valentía, transparencia, financiación, un análisis de los impactos económicos y una apuesta por sectores emergentes que tienen cabida en el acuerdo de París", defiende Tatiana Nuño, responsable de la campaña de Cambio Climático de Greenpeace

"Es la primera vez que España alberga a los grandes negociadores y agentes para frenar la emergencia climática. Si España ha decidido traerse la COP a la Unión Europea, debería aprovechar esta circunstancia extraordinaria; pedimos al gobierno español que aproveche esta cumbre para elevar la ambición climática", sostiene José Luis García, responsable del Programa de Cambio Climático de Greenpeace España. 

En la misma línea se pronuncia Juan Pablo Osornio, responsable de Greenpeace de Política Climática a nivel mundial y jefe de la delegación internacional de la organización ecologista en la COP25, que ha solicitado que "Europa aumente sus compromisos y sea el forjador de una alianza de los países más progresistas".

"Estas cumbres tienen que servir. No hay un plan B"

"Esta cumbres tienen que servir. No hay un plan B. O esto funciona o no hay otra opción", afirma tajante a 20minutos César-Javier Palacios, preeminente periodista ambiental, geógrafo y naturalista que ha trabajado en la la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente, Seo/Birdlife y la Estación Biológica de Doñana. 

"Como ocurre con todas estas grandísimas reuniones, al final los países son muchos, los intereses también y cuesta llegar a acuerdos claros porque todos estamos mirando a nuestra región. Somos demasiado individualistas. Me gustaría es que hubiera un compromiso mucho más cerrado de los países, que si de verdad han prometido algo, lo cumplan", reflexiona Palacios.

La paradoja de estas cumbres

25.000 personas. Desplazamientos internos que siguen quemando energías fósiles. Aviones volando a Madrid y de vuelta de todas las partes del mundo. Consumo energético, de alimentos.

"A mí particularmente me aterroriza el coste energético que tienen. Hablamos de miles de personas que se plantan en una ciudad, acaparan todo y consumen de manera desaforada. Pero hay que hacerlas porque al final somos un animal social y por mucho que pudiéramos hacerlas por videoconferencia, al final necesitamos hablarnos a la cara. Si el mundo es global, las soluciones y las reuniones también son globales", concluye César-Javier Palacios.

Precisamente el coste de estas cumbres, vinculado en gran medida a los viajes en avión, fue lo que impulsó a Greta Thunberg a atravesar el Atlántico durante el verano en el velero Malizia II para llegar a la Cumbre sobre la Acción Climática de la ONU que tuvo lugar en Nueva York en septiembre y estar en el continente en el que se supone se iba a celebrar la Cumbre del Clima de diciembre.

La joven activista sueca ha tenido que pedir ayuda para lograr llegar a la cumbre madrileña, encontrándola en forma de un catamarán que ha surcado un océano Atlántico invernal y tan tormentosos como el punto de no retorno climático ante el que se encuentra el planeta.

Cinco acrónimos importantes

COP 25. El número siempre hace referencia el número de reuniones. En este caso está claro. En Madrid tendrá lugar la 25º conferencia de las partes de la convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático. 

CMP 15: También será la 15ª ocasión en la que se reúnan las partes del Protocolo de Kioto, un acuerdo internacional adoptado en 1997 cuyo objetivo era reducir las emisiones de los seis gases de efecto invernadero. Entró en vigor en 2005, tras la firma de Rusia y por tanto la ratificación de los países industrializados responsables al menos de un 55% de las emisiones de CO2. El 31 de diciembre de 2020 concluirá su segundo periodo de vigencia. 

CMA 2: Por segunda vez se celebrará la segunda reunión de las partes del Acuerdo de París. Un acuerdo alcanzado en 2015 y que entró en vigor un año más tarde, tras la firma de 96 países y la Unión Europea. Un acuerdo considerado decisivo, cuyo objetivo es mantener el aumento de la temperatura media global por debajo de los 2ª centígrados y cuya aplicabilidad comenzaría en 2020, cuando concluye el de Kioto. Un acuerdo del que se ha retirado Donald Trump.  

SBSTA 51: Será la 51ª sesión del Órgano Subsidiario de Asesoramiento Científico y Tecnológico de la ONU que se reúne como mínimo dos veces al año. Sus funciones incluyen la evaluación del estado de los conocimientos científicos relacionados con el cambio climático y sus efectos y aconsejar a la COP, Es un organismo intermediario enrte la comunidad científica y los dirigentes.  

SBI 51: Asimismo se reunirá por 51ª vez el Órgano Subsidiario de Implementación, que asiste a la COP, como su nombre indica, en la preparación e implementación de sus decisiones.

La cumbre de Madrid: 

  • ¿Cuándo? Del 2 al 13 de diciembre.
  • ¿Dónde? En IFEMA, la Feria de Madrid, que ha destinado 7 pabellones
  • Asistencia. Se espera que acudan 25.000 personas de unos 200 países.
  • Jefes de Estado. Asistirán entre 15 y 20. Trump no se encontrará entre ellos. 
  • Presupuesto. Anteriores cumbres del clima costaron entre 35 y 178 millones.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento