Carmen.maquia llega a València con la danza como lenguaje, estética "picassiana" y vestuario de David Delfín

El prestigioso coreógrafo español Gustavo Ramírez Sansano llega al Teatro Principal de València con Carmen.maquia, una reinterpretación de este clásico operístico relatada en esta ocasión desde un "lenguaje no literal", la danza contemporánea. La obra presenta una coreografía "absolutamente musical" con una "elegante estética" en blanco y negro "de estilo picassiano".
Presentación de Carmen.Maquia en el Teatro Principal de València
Presentación de Carmen.Maquia en el Teatro Principal de València
EUROPA PRESS

El artista alicantino ha presentado este jueves esta obra "de gran formato" en el Principal de la capital valenciana, junto a la también cofundadora y codirectora de la compañía Titoyaya, Verónica García, y el director general del Institut Valencià de Cultura (IVC), Abel Guarinos.

Se trata de la "pieza culminante" de este reconocido coreógrafo valenciano, de gran formato e interpretada por 13 bailarines, que compone una versión contemporánea de este clásico de Bizet y que mantiene íntegro el argumento del libreto original escrito por Halévy y Meilhac.

La puesta en escena de Carmen.maquia cuenta con creadores de prestigio como el propio Gustavo Ramírez, en la dirección y creación coreográfica; el diseñador David Delfín, en uno de sus últimos trabajos para la danza; Luis Crespo, como escenógrafo habitual de Titoyaya Dansa, y Verónica García, en la codirección del espectáculo.

Así, dos obras de Picasso relacionadas con la Carmen de Mérimée sirven de inspiración para la escenografía minimalista y para la "elegancia y sobriedad" que se deja ver en el vestuario ideado por David Delfín: Carmen 1949 y Le Carmen des Carmen, de 1964. Estos trabajos en blanco y negro están muy presentes en la escena y la define de principio a fin.

Desde marzo de 2019, Titoyaya Dansa recupera la coreografía original de Carmen.maquia para girar en España, Italia y Rusia, incluyendo escenas inéditas hasta el momento y creadas para la ocasión. Además, esta pieza se ha hecho recientemente con el premio de las Artes Escénicas Valencianas a 'Mejor espectáculo de Danza'.

ESCENOGRAFÍA Y VESTUARIO DIFERENTES DE LA ORIGINAL

Gustavo Ramírez entrelaza la danza contemporánea con una versión instrumental de Carmen, compilada a partir de obras de Georges Bizet, Andreas Nicolai Tarkmann y Pablo de Sarasate. Además, cuenta con una escenografía y vestuario distintos de la obra original y una coreografía absolutamente musical con una elegante estética en blanco y negro de "estilo picassiano".

El coreógrafo ha asegurado que se trata de un "trabajo muy especial", que ha recogido "críticas positivas unánimes" y múltiples reconocimientos en EE.UU. y "se tenía que traer por fin a casa, a España". Una obra de origen español y valenciano que "da el salto a gran formato", algo no demasiado habitual, según ha destacado la codirectora de Titoyaya.

Ramírez, por su parte, ha reflexionado sobre que "normalmente se hace con ópera o palabras" y, en este caso, supone un "reto" hacerlo con coreografía, "en un lenguaje no literal". Asimismo, ha defendido que lo hispano "va mucho más allá de peinetas, sevillanas y paella" y, por esta razón, ha evitado los "estereotipos".

Ha comentado también que se trata de "una historia de amor de dos personas" y que los espectadores "se van a sentir uno u el otro", por lo que "todos nos vamos a sentir representados". El coreógrafo ha puesto en valor que, acompañada de una composición musical "excelente", la obra trata de "explicar esa historia con movimiento puro". "Invito a los espectadores a soñar y que la gente se deje llevar", ha concluido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento