Cinnamon Waltz, un sorbito de creatividad

  • Es uno de esos cocktails tras los que se esconde una inquietud.
  • Nació en el Dry Martini.
  • Va más allá de un gin tonic con sabor a canela.
Cinnamon Waltz, la bebida del placer.
Cinnamon Waltz, la bebida del placer.
JORDI POCH
Detrás de cada cocktail se esconde una inquietud, una búsqueda. Los Dry & Tonics son un ejemplo, y el "Cinnamon Waltz" de los más ilustres y populares miembros de esta familia.

Este cocktail nació en el Dry Martini fruto de esta "Nueva Coctelería" que está surgiendo. Va más allá de ser un Gin & Tonic con sabor a canela, es la fusión del cocktail con el long drink, de la sobriedad con la creatividad.Con estos cocktails

se recupera la estética de los "floats" (bebidas que flotan sobre otras), pero con un aspecto innovador, convirtiéndose en una de las propuestas más refrescantes.

Preparación:

En el Gimlet y Dry Martini lo preparamos de la siguiente manera: la base o cocktail consiste en infusionar 150 gramos de canela en rama con 700 ml. de ginebra. Al tercer día, lo pasamos por un colador bien fino, añadimos 15 gramos de azúcar moreno moscovado y 120 ml de té rojo ligeramente afrutado.

Para preparar un Cinnamon Waltz bastará con servir en un vaso alto y ancho 7 cubitos de hielo, un botellín de tónica Schweppes y, añadir con suavidad para que no se mezclen 8 Cl. del cocktail que ya teníamos preparado. Lo decoramos con una rama de canela y lo envolvemos con la calidez de una voz como la de Noa en su disco "Blue touches blue".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento