Londres rectifica y dice que la orden contra Ponsatí no es desproporcionada, pero le falta "información esencial"

La exconsellera de Educación Clara Ponsatí, en una imagen del pasado mes de febrero.
La exconsellera de Educación de la Generalitat catalana Clara Ponsatí.
ACN

Las autoridades del Reino Unido confirmaron este miércoles que la orden de detención europea dictada por el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena contra la exconsejera de Educación catalana Clara Ponsatí sigue su curso, y pidieron disculpas a las autoridades españolas por un error de "falta de comunicación" sobre la tramitación de la misma.

En un primer momento, las autoridades británicas habían contestado a la orden de detención y entrega contra Ponsatí, que se encuentra en Escocia, por un presunto delito de sedición, alegando que la petición "es desproporcionada" con arreglo a su legislación.

No obstante, horas después, desde el Servicio Nacional SIRENE (cooperación policial europea) del Reino Unido se remitió otro documento dirigido con carácter urgente a las autoridades españolas en el que se indica: "En nuestro mensaje anterior nuestra respuesta es incorrecta al declarar que la orden era desproporcionada. No es desproporcionada, actualmente carece de información esencial. Pedimos disculpas por esta falta de comunicación".

En el documento, difundido por Moncloa, se explica que "actualmente, la solicitud no proporciona suficientes detalles de la naturaleza del delito; también carece de una descripción de la hora y el lugar en el que fue cometido. La solicitud también debe mostrar una conexión clara entre el delito y el individuo nombrado".

Por ello, este servicio británico pide que, con carácter urgente, se proporcionen esos detalles adicionales, y añade que, una vez se reciban y sean certificados por la National Crime Agency (NCA), se ordenará la detención y se remitirá la solicitud de entrega a las autoridades judiciales británicas de Clara Ponsatí por su supuesta responsabilidad en el procés.

"Un error" de comunicación

Desde Moncloa explicaron que la calificación de "desproporcionada" con la que las autoridades británicas se refirieron a la orden de extradición se debió a un "error" de comunicación a la hora de trasladar la información a las autoridades españolas, que ya ha sido comunicado a la Embajada española en Londres. 

Las autoridades policiales británicas, que reciben la ejecución de la orden de detención y entrega a través del sistema de cooperación SIRENE, llevan a cabo un control formal de admisión a través de la National Crime Agency antes de ordenar el arresto y remitir la solicitud de entrega a las autoridades judiciales británicas.

En este caso concreto, según fuentes de Moncloa, SIRENE ha transmitido a las autoridades policiales españolas que es necesario aportar información complementaria en relación con la euroorden emitida para cursar la detención y entrega de Ponsati pero, al hacerlo, "han aludido a una calificación como de petición "desproporcionada", expresión que en ningún momento había empleado la National Crime Agency.

En este sentido, apuntaron que la solicitud cursada sigue pendiente de ser admitida y que se están realizando las gestiones pertinentes para concretar y facilitar la información que sea precisa "por medio de los procedimientos de cooperación judicial y policial previstos".

Además, el Gobierno español recordó que la solicitud de ejecución de una orden de detención y entrega europea es un proceso de carácter eminentemente judicial.

Llarena, que instruye la causa por el procés, emitió este martes una nueva orden europea de detención y entrega contra Ponsatí, fugada a Escocia, por un delito de sedición tras descartar el de malversación a la luz de la sentencia dictada por la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, según la cual, la cesión de espacios para la celebración del referéndum ilegal que se le imputa a ella no entraría en ese tipo delictivo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento