¿Sabes cuáles son las diferencias entre combustibles y sistemas de propulsión?

Aunque la inversión inicial de un eléctrico es superior a la de un vehículo convencional, el precio se puede ver compensado en el tiempo por el ahorro que supone recargar el coche
Aunque la inversión inicial de un eléctrico es superior a la de un vehículo convencional, el precio se puede ver compensado en el tiempo por el ahorro que supone recargar el coche
Stux/Pixabay

Te has aprendido de memoria que tu coche es diésel o gasolina y que unos vehículos consumen menos y otros tienen más motor. Después llegaron los coches híbridos y los eléctricos y abrieron todo otro mundo en lo que se refiere a sistemas de propulsión, pero ¿conoces realmente las diferencias entre unos y otros?

Gasolina y diésel

Tanto la gasolina como el diésel provienen del petróleo y se usan en motores de combustión interna. En este tipo de propulsión el combustible se mezcla con el aire dentro de los cilindros del coche y al explotar empuja un mecanismo conectado a la transmisión del vehículo.

La mayor diferencia entre estos carburantes es el proceso de combustión. En el motor de gasolina este se genera gracias a una chispa en el cilindro y en el gasóleo se debe a la alta temperatura que enciende el combustible. Por esta razón, el uso del diésel tiene más rendimiento que la gasolina.

No todas las gasolinas son iguales y se diferencian según los octanos, 95 o 98. La de 95 se usa en vehículos convencionales y es más barata mientras que la de 98 está mejor tratada a nivel químico y tiene menos residuos, como azufre. Aun así solo debe usarse en coches potentes.

El diésel puede ser de tipo A o A+, según la cantidad de cetano. Este segundo es de mejor calidad, con menos azufre y más antioxidantes, pero cuesta 2’81 euros más llenar el depósito que con el gasóleo A. Sin embargo, con este tipo de diésel, el coche gasta más combustible.

La nueva movilidad

Los coches eléctricos han supuesto toda una revolución en lo que se refiere a sistemas de propulsión y España lidera la venta de este tipo de vehículos. Son más respetuosos con el medio ambiente y funcionan con un motor eléctrico alimentado por una batería recargable.

Dentro de esta nueva movilidad hay que diferenciar entre los coches eléctricos, híbridos e híbridos enchufables. Los de este segundo tipo tienen una doble motorización con un motor de combustión interna que soluciona las limitaciones de autonomía de esta clase de automóviles, a diferencia de los primeros, solo con motor eléctrico. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento