Giro al caso 'Paco el Loco': el acusado de homicidio exculpa al apodado 'triturador de huesos' de haber destruido el cuerpo

Imagen de la detención de 'Paco el Loco'
Imagen de la detención de 'Paco el Loco'
GUARDIA CIVIL

Javier Ceballos, imputado por el asesinato de Alberto Prieto, el joven desaparecido en Rivas Vaciamadrid en agosto de 2016, ha admitido por primera vez tras tres años haber matado al joven, pero ha exculpado al acusado por encubrimiento Francisco Gomara, alias 'Paco el Loco', de haberse deshecho del cadáver, afirmando en su lugar que pagó 4.500 euros a un "sudamericano" recomendado por este último para ese trabajo.

El Fiscal asegura que Ceballos y 'Paco el Loco' "trituraron los huesos"

Según los investigadores, en la mañana del 10 de agosto de 2016, se produjo una discusión en un piso de Rivas Vaciamadrid entre el acusado, Javier Ceballos, y el desaparecido, Alberto Prieto. Se barajan dos hipótesis sobre el tema de la pelea: que se tratase de un asunto relacionado con las drogas (lo que coincidiría con el testimonio del imputado) o que se centrase en la entonces novia del fallecido, que había sido pareja del acusado también. La mujer está citada como testigo en el juicio.

Tras el crimen, el compañero de piso de Ceballos y amigo suyo de la infancia, David Tena, llegó a la vivienda y vió el cadáver. Después, en estado de shock, abandonó el lugar y pasó seis días vagando por la capital, durmiendo en su coche y en hoteles, sin llegar a poner los hechos en conocimiento de la policía.

Mientras, Ceballos supuestamente contactó con 'Paco el Loco', también apodado como 'el triturador de huesos', un violento delincuente que se dedicaba a "solucionar problemas" por grandes sumas de dinero. Según el relato del fiscal, esta persona y Ceballos trasladaron el cadáver a una finca del prado, donde lo quemaron durante tres días y luego trituraron los huesos hasta convertirlo en un fino polvo, que habrían esparcido en un lugar desconocido.

En cambio, Ceballos, pese a reconocer que llamó a 'Paco el Loco', asegura que este le recomendó a una persona "sudamericana" para ocuparse del cadáver, a la que habría pagado 4.500 euros por tal trabajo.

En el juicio, celebrado ante jurado popular, el Fiscal ha pedido tres años y cuatro meses de prisión para Ceballos por un delito de homicidio y profanación de cadáver y dos años y tres meses por encubrimiento para Francisco Gomara ('Paco el Loco') y David Tena.

La acusación particular defiende que el fallecido "no pudo defenderse"

La acusación particular, ejercida por los padres y el hermano del fallecido, pide por su parte 25 años para Ceballos al considerar que la muerte sería constitutiva de un delito de asesinato y no de homicidio, y sienta también a la pareja de Gomara en el banquillo acusada de encubrimiento.

Esto es porque según lo expuesto por el letrado de la familia, la muerte habría ocurrido de manera sorpresiva y no tras una pelea, imposibilitando a Ceballos para defenderse.

La defensa de 'Paco el Loco' pide la libre absolución

Por otro lado, la defensa de Tena ha argumentado que si no puso los hechos en conocimiento de las autoridades fue por lo que se conoce jurídicamente como 'miedo insuperable',  ya que su compañero de vivienda le había dicho que "de ese tema no hablase", y destacan que tras su detención Tena relató con detalle lo sucedido a la Policía.

La defensa de Ceballos, de acuerdo con la versión de los hechos de este último, asegura que la muerte se produjo cuando el acusado trataba de defenderse, ya que este afirma que Prieto cogió un cuchillo que le quitó y clavó.

Finalmente, la defensa de 'Paco el Loco', en cuya casa se encontraron varias armas y anotaciones sobre sus negocios (además de un cartel que rezaba: "Dos no discuten si uno desaparece en extrañas... Circunstancias"), pide la libre absolución por la falta de pruebas y alude a los intentos infructuosos de encontrar rastros biológicos que lo incriminen.

Incluso, el abogado, que ha situado el crimen en el "mundo de la drogadicción, en el que se producen situaciones de paranoia e invenciones", ha recordado el caso de Rocío Wanninkhof para pedir al jurado rigor y que no condene a un inocente, como ocurrió con Dolores Vázquez. "Si hubo tanta sangre, mi cliente tendría que haber tenido alguna gota de sangre y no se le ha encontrado nada", ha argumentado.

Con todo, ha solicitado que en el caso de que se le condene, se le apliquen los atenuantes de eximiente completa por intoxicación de drogas y por el trastorno mental que alega que sufre desde los nueve años.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento