Pablo Iglesias: de criticar el "régimen del 78" a erigirse en defensor de la Constitución frente a la gran coalición

El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, durante un mitin de campaña.
El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, durante un mitin de campaña.
EFE

Han pasado más de seis meses desde las elecciones del 28 de abril, pero el discurso de Unidas Podemos sigue siendo el mismo: el próximo Gobierno será sí o sí de coalición, sea progresista o conservadora, y por ello la coalición morada no piensa renunciar a participar en el Consejo de Ministros. El objetivo, según señalan sus líderes, es garantizar que el PSOE no vire a la derecha. Y su lema de campaña es muy ilustrativo en este sentido: "Un Gobierno contigo".

Pese al rotundo fracaso de la pasada negociación de investidura y al rechazo que ha expresado en reiteradas ocasiones el líder socialista, Pedro Sánchez, a incluir ministros de Unidas Podemos en un eventual Gobierno del PSOE, Iglesias ha hecho de la necesidad virtud y ha insistido durante la campaña en que es imperativo que la formación morada esté "fuerte" -pese a que las encuestas pronostican su estancamiento o una ligera bajada- para que Sánchez no tenga otro remedio que pactar con ellos. Esa es, ha dicho, "la única garantía" de que no se producirá una gran coalición entre PSOE y PP.

Porque el fantasma de un eventual pacto entre las dos principales formaciones del país tras el 10-N ha sido otro de los leitmotiv de Iglesias durante la campaña. El líder de Unidas Podemos ha exigido a Sánchez tanto en los mítines como en el debate electoral del pasado lunes que se posicione y deje claro con quién está dispuesto a pactar después de las elecciones. Tanto el líder del PP, Pablo Casado, como el propio presidente Sánchez han rechazado una posible gran coalición tras las elecciones, aunque no se han pronunciado con tanta claridad sobre la posibilidad de abstenerse para que se forme Gobierno.

Para Iglesias, que Sánchez cuente con ellos en el próximo Gobierno es un asunto fundamental. En primer lugar, para sus propios intereses electorales, ya que entrar al Ejecutivo situaría a Unidas Podemos como un partido de gestión a ojos del electorado. Pero también, según ha asegurado Iglesias, porque los pactos que se alcancen tras el 10-N determinarán la forma de afrontar la crisis económica que viene, un asunto en el que Iglesias ha intentado poner el foco desde hace semanas. "Ya sabemos lo que pasaría si gobernaran las derechas o si el PSOE se pone de acuerdo con el PP", sostuvo el líder de Unidas Podemos en el debate.

Disputar la Constitución a los conservadores

Ante esta posibilidad, Iglesias ha querido erigirse durante la campaña como el verdadero defensor de la Constitución. Atrás quedan sus críticas al "régimen del 78": ahora el líder de Unidas Podemos, como ya hizo en abril, ha hilvanado un discurso en el que reivindica los derechos sociales que recoge la Carta Magna e insiste en protegerla. "Frente a la crisis económica, Constitución Española", planteó en el debate del lunes.

El giro de discurso de Iglesias con respecto a la Constitución, que ya se inició en abril, entronca con una de las líneas maestras de Podemos desde su aparición en 2014: la de disputar los símbolos del Estado a la derecha. Iglesias busca evitar que la Ley Fundamental -y la carga simbólica que atesora- se identifique exclusivamente con las fuerzas conservadoras. Y de hecho, el líder de Unidas Podemos ha acusado al resto de líderes, especialmente a los de la derecha, de utilizar la Constitución como arma arrojadiza, especialmente en relación con la crisis territorial en Cataluña.

Precisamente Cataluña ha sido el elefante en la habitación para Unidas Podemos. Consciente de que el debate territorial le perjudica, Iglesias ha tratado, en la medida de lo posible, de mover el foco hacia los asuntos sociales, si bien la evolución de los acontecimientos le ha obligado a pronunciarse sobre el problema territorial. Unidas Podemos sigue planteando como solución un referéndum de independencia, sí. Pero lo cierto es que su líder ha buscado una posición intermedia.

Iglesias rebaja su posición en Cataluña

Sin renunciar a su propuesta, Iglesias ha anunciado que se conformaría con la creación de dos mesas de partidos, una en el Parlament y otra en el Congreso, que elaboraran una propuesta jurídica para un nuevo encaje legal de Cataluña en España. El planteamiento lo comparten los comunes que lidera Ada Colau, a quien Iglesias ha dejado durante la campaña la voz cantante en lo relativo a la crisis territorial.

Y si el tono de Unidas Podemos con respecto al problema de Cataluña ha sido comedido, sus alusiones a la irrupción de Más País, el partido de Íñigo Errejón, se han diluido durante la campaña hasta terminar siendo prácticamente inexistentes. La bajada de su ex número dos en las encuestas ha venido acompañada de la progresiva despreocupación de Iglesias con respecto a su formación, a la que apenas se refiere cuando es preguntado en las entrevistas y a cuyas críticas durante la campaña ni siquiera ha respondido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento