Aviso a navegantes: aprender antes de tocar

  • Pilar Cristóbal nos hablará esta semana del órgano del placer femenino.
  • Advierte a los hombres de que saber dar placer es como montar en bici.
  • "A ninguna mujer le gusta que entres a saco tocando en lugares considerados erógenos", explica la sexóloga.
Imagen en primer plano de los senos de una mujer.
Imagen en primer plano de los senos de una mujer.
SXC.HU/PATRIOTPRO
Que una chica te de a leer esto no significa que no le gusta cómo lo haces, o que quiera hacerte entender que como se lo hace ella, no se lo hace nadie.

Todo lo contrario. Le importas tanto que quiere hacerte partícipe de un gran secreto pero no se atreve a decírtelo a la cara, para que no te deprimas.
Piensa que esto es como montar en bicicleta y, que una vez que aprendes, ya puedes usar estas técnicas en cualquier momento; no se olvidan nunca.

Agradécele la delicadeza y muéstrate como un alumno aplicado,
toma nota y, durante las prácticas, pregunta sinceramente y sin complejos. Si tu relación es larga en el tiempo no se te ocurra aquello de
a buenas horas mangas verdes. Piensa que nunca es tarde si la dicha es buena, y en este caso puede que prefiráis leer este artículo juntos.

Pra ir abriendo boca...

Durante toda esta semana hablaremos del órgano del placer femenino. Y aunque el placer esté en el cerebro,
hay lugares que si los tratas como es debido son como llaves que abren sus puertas.

Lo primero y para ir abriendo boca, a ninguna mujer le gusta que entres a saco en su intimidad tocando para empezar
en lugares considerados erógenos: ni senos, ni genitales, ni culo. Empieza por el pelo y la cara, los hombros, el cuello y las manos, etc. Y cuando su respiración se acelere… mañana te lo cuento.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento