La Policía Local detiene en Vigo a un hombre que pegó, empujó y encerró a su pareja en una habitación a modo de castigo

La Policía Local detuvo en la tarde del pasado viernes a un hombre de 35 años por supuestamente golpear, empujar y encerrar a su pareja, V.T. de 27 años, en una habitación a modo de castigo.

Fue la propia víctima la que alertó mediante una llamada a los agentes. Cuando llegó la Policía, ella misma relató que su pareja había iniciado con ella una discusión por una cuestión "intrascendente y cotidiana" y en el transcurso de la misma la sacó a golpes y empujones del salón de la vivienda para acto seguido encerrarla en una habitación a modo de castigo.

Es durante el encierro que la citada realizó la llamada objeto de la presencia policial en el lugar. La víctima añadió, además, que es habitual que el varón la prive del uso de alguna de las estancias, al amparo de que es él el titular de la vivienda, a pesar de que ella colabora con los gastos, según ha indicado la Policía Local en un comunicado.

Por su parte, el aludido negó todo lo manifestado por su compañera, amparándose en que "no está cuerda". En atención a lo manifestado por la mujer, el reseñado como C.F.G., de Vigo y 35 años, fue detenido por la comisión de un delito de violencia de género.

LOCAL DE AREAL

Horas antes, alrededor de las 08,15 horas, una joven, D.V.A.P. de Colombia y 26 años de edad, fue detenida en la ciudad olívica por golpear a su novio a la salida de un local ubicado en la zona de Areal.

Tras recibir una llamada, los agentes se presentaron en el lugar, donde se encontraba un joven, D.F.H.C. de Colombia y de 24 años de edad, con una herida abierta en la ceja derecha, quien aseguró que la había producido su pareja.

El citado indicó que se había iniciado una discusión con la ahora detenida a la salida de un local, que finalizó en agresión por parte de esta. Los porteros del local observaron todo lo sucedido, manifestando que la joven, en el transcurso de la discusión, comenzó a golpear al herido mediante puñetazos, patadas y utilizando también su bolso, y después abandonó el lugar en taxi.

También aseguraron que durante la agresión él no se defendió ni repelió el ataque "en modo alguno". De esta manera, fue trasladado al PAC de Pizarro para ser atendido, necesitando "varios puntos de sutura".

Por su parte, ella fue interceptada en la zona donde ambos residen cuando trataba de acceder al interior de su portal. Los agentes comprobaron que tenía la mano izquierda ensangrentada, portando en uno de los dedos un anillo del que sobresalían varios engarces.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento