Multas desde este martes en Sevilla por aparcar los patinetes en las aceras

Tres patinetes eléctricos estacionados en la plaza de San Pedro de Sevilla.
Tres patinetes eléctricos estacionados en la plaza de San Pedro de Sevilla.
Beatriz Rodriguez

Sevilla comienza este martes 5 de noviembre a regular de manera oficial el uso de los vehículos de movilidad personal (VMP) tras la entrada en vigor de la ordenanza que establece las obligaciones y derechos de los usuarios de patinetes, segways y hoverboards, y que prohíbe circular y aparcar este tipo de vehículos en las aceras y en las zonas peatonales, con multas de hasta 100 euros por cometer este tipo de infracción.

La normativa echa a andar en medio de una situación que ya se ha convertido en habitual en las calles de la ciudad, especialmente en el Casco Antiguo, donde es difícil encontrar una acera en la que no hayan dejado ‘aparcado’ un patinete de alguna de las dos empresas de alquiler que operan en la ciudad. El Ayuntamiento está actuando desde el pasado agosto contra este tipo de conductas mediante la retirada de vehículos a petición de los vecinos. Aunque el Consistorio no ha facilitado datos globales, solo el pasado domingo la Policía Local retiró 26 patinetes eléctricos tras avisar los residentes de que estos obstaculizaban el paso de los peatones. "Vamos a ser muy exigentes", ha asegurado el Ayuntamiento, que afirma que tanto la Policía como la Línea Verde "tienen instrucciones muy concretas, las están ejerciendo y las van a ejercer más".

La norma municipal obliga a que los VMP se estacionen solo en los espacios especialmente habilitados para ello, una medida que el Ayuntamiento reconoce que va más encaminada a las empresas de alquiler. De momento, la ciudad no cuenta con aparcamientos específicos, si bien el Consistorio está trabajando en una "zonificación o lugares de depósito" donde coger y dejar los patinetes. Hasta entonces, el equipo de Gobierno ha pedido la colaboración de los usuarios para no entorpecer el paso al abandonar los VMP y "lealtad y voluntad" a las empresas para que su implantación en la ciudad se realice con "orden y coordinación".

"El comportamiento de los usuarios mejora cada vez más"

Por su parte, desde la empresa de alquiler Lime aseguran a 20minutos que la nueva ordenanza "puede generar incertidumbre", pero su voluntad es la de "colaborar con el Ayuntamiento e impulsar campañas de sensibilización que promuevan una circulación responsable en patinete y un estacionamiento adecuado". Así lo explica Álvaro Salvat, director general en España de la empresa, que afirma que su sistema "impide el aparcamiento y limita la velocidad en las zonas más sensibles de la ciudad". Además, la compañía "proporciona directrices a los usuarios a través de la aplicación y con carteles informativos que se encuentran en los patinetes". Y disponen de un "equipo activo las 24 horas del día que recoge y reubica los patinetes". Según Salvat, "el comportamiento de los usuarios mejora cada vez más y creemos que Sevilla debe seguir el camino de otras ciudades europeas, donde se puede estacionar en lugares bien señalizados, autorizados por el Ayuntamiento". 

Para Lime, que desembarcó en Sevilla el pasado agosto y ya ha superado la cifra de 25.000 usuarios, "la seguridad es una prioridad", razón por la que están "adoptando iniciativas para garantizar la convivencia con otros medios de transporte y la seguridad de los vecinos en las calles, especialmente para las personas con movilidad reducida". Por último, el director general en España de la compañía considera que la capital hispalense "cuenta con una infraestructura maravillosa para ir en patinete y queremos ser su mejor aliado para ofrecerles una modalidad de transporte menos contaminante y más amigable en beneficio de la sostenibilidad urbana".

Cabe recordar que la ordenanza solo permite a los patinetes eléctricos sin sillín circular por el carril bici (máximo a 15 km/h) y las Zonas 20 y 30 (máximo a 25 km/h). Las multas por infringir la normativa oscilan entre los 50 euros de las infracciones leves hasta los 400 euros de las más graves, entre las que figuran circular al doble de velocidad permitida.

Críticas de la oposición

El PP cree que la norma no logra "ordenar" la movilidad eléctrica y ha pedido "mano dura contra los patinetes tirados en las aceras y la invasión de zonas peatonales o carril bici". Por su parte, el grupo municipal de Cs avisa de la "falta de información" institucional y reclama una modificación de la norma para que sea menos "restrictiva". Mientras, la asociación A Contramamo señala que, aunque "es mejorable", la norma "cubre de manera equitativa una laguna importante en la regulación del tráfico".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento