Los hombres eran parte de los 180 miembros de la facción Fatah del presidente palestino, Mahmud Abas, que se habían refugiado en Israel el sábado, después de que nueve palestinos murieron y 95 resultaron heridos durante un asalto de Hamás contra su barrio en la Ciudad de Gaza.

El enfrentamiento fue el más sangriento desde que Hamás expulsó a Fatah y se hizo con el control del enclave costero hace un año.

Los fugitivos son miembros del clan Helles, favorable a Fatah, que ha sido criticado por miembros de Fatah en Cisjordania debido a que no se resistieron a la toma de poder de Hamás en junio de 2007.

Un portavoz del ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, dijo que Abas había pedido a Israel que enviara a los hombres de Fatah de regreso a la Franja de Gaza. Agregó que los heridos permanecerían en Israel para recibir tratamiento y el resto sería enviado al territorio controlado por Hamás.

El líder de Fatah Husein Al Shaij, el funcionario de mayor rango sobre asuntos civiles en la Autoridad Palestina, dijo: 'Estamos discutiendo con los israelíes cómo permitir que la gente regrese a Gaza'.

Los enfrentamientos del sábado comenzaron cuando fuerzas de Hamás rodearon el distrito de Shejaia de la Ciudad de Gaza para arrestar a 11 personas sospechosas de participar en los ataques con bomba que el 25 de julio dejaron siete muertos, entre ellos cinco milicianos del grupo islamista. *.