Una marea humana vuelve a inundar Beirut para exigir un cambio político y la marcha de los dirigentes

Vista aérea de los manifestantes con sus linternas encendidas en la plaza de los Mártires de Beirut, durante una protesta contra el Gobierno libanés.
Vista aérea de los manifestantes con sus linternas encendidas en la plaza de los Mártires de Beirut, durante una protesta contra el Gobierno libanés.
WAEL HAMZEH / EFE

Bajo el lema "domingo de la unidad", decenas de miles de personas tomaron de nuevo las calles de Beiruty otras localidades del Líbano para exigir un cambio del sistema político y la marcha sin excepción de todos los dirigentes, que están ganando tiempo después de la dimisión del primer ministro, Saad Hariri, el pasado 29 de octubre.

En la capital, desde primera hora de la tarde miles de personas acudieron a la Plaza de los Mártires, en el centro de Beirut y principal punto de las protestas desde el 17 de octubre, adonde fueron llegando manifestantes de todo el país.

En la marcha se veía de manera destacada la bandera libanesa como único símbolo de unidad de los participantes, que acudieron en familia, con amigos o solos, y con música que ameniza las protestas como viene siendo habitual desde el comienzo de esta revuelta popular, que ha sido no violenta en la mayor parte de los casos.

Un amplio grupo de mujeres marchó desde la Plaza del Museo hacia el centro de la ciudad con pancartas y coreando lemas como "el machismo debe ser eliminado" y "el patriarcado murió".

Manifestantes contra el Gobierno, en el centro de Beirut.
Manifestantes contra el Gobierno, en el centro de Beirut.
NABIL MOUNZER / EFE

Las movilizaciones de este domingo, no solo en Beirut, sino también en la ciudad septentrional de Trípoli, en Baalbeck (este), en Sidón y Nabatieh (sur), fueron convocadas a través de las redes sociales después de unos días de calma tras las promesas del presidente libanés, Michel Aoun.

El pasado 31 de octubre, Aoun aseguró que se formará un nuevo Gobierno que recupere la confianza del pueblo y solucione los problemas económicos y de gestión que han provocado esta crisis política, que llevó a la dimisión de Hariri.

Antes de las manifestaciones por la "unidad", partidarios de Aoun y su yerno, el ministro de Asuntos Exteriores, Gebran Basil, se congregaron en la carretera que lleva al palacio presidencial convocados por su partido, la Corriente Patriótica Libre (CPL).

Manifestación contra el Gobierno en la plaza de los Mártires de Beirut. Líbano.
Manifestación contra el Gobierno en la plaza de los Mártires de Beirut. Líbano.
WAEL HAMZEH / EFE

En Beirut, un relojero de 65 años de nombre Mohamed aseguró a Efe que "la lucha debe continuar hasta que se cumplan las demandas", lamentándose por la escasez de dólares en el Líbano, que ha afectado a muchos sectores en la economía fuertemente dolarizada y se sumó al descontento por otras razones.

Mientras, un estudiante universitario que se identificó como Sami señaló que "hoy gracias a las redes sociales nada queda oculto", por lo que los políticos ya no pueden engañar a los ciudadanos.

Precisamente, las actuales protestas estallaron cuando el Gobierno anunció su intención de imponer una tasa de 20 centavos de dólar por día a las llamadas de voz por redes sociales como WhatsApp, Facebook o Viber, en un intento de aumentar los ingresos del endeudado Estado.

Para seguir presionando después de más de dos semanas de protestas, que han paralizado el país durante días cerrando bancos, comercios y centros educativos, hoy los manifestantes han llamado en las calles y en las redes sociales a una huelga general este lunes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento