China y EE UU llegan a un principio de acuerdo para poner fin a su guerra comercial

  • El presidente estadounidense, Donald Trump, ya avanzó este jueves que el acuerdo estaba cerca.
El presidente de EE UU, Donald Trump, conversa con el viceprimer ministro, Liu He, en la Casa Blanca.
Donald Trump y Liu He en una foto de archivo.
SHAWN THEW / EFE

China y Estados Unidos han llegado este viernes a un principio de acuerdo en las negociaciones que llevan a cabo para intentar poner fin a la guerra comercial entre ambos países.

El viceprimer ministro y jefe del equipo negociador de China, Liu He, ha hablado por teléfono, a iniciativa estadounidense, con el representante comercial y el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Robert Lighthizer y Steven Mnuchin, respectivamente.

"Tuvieron una discusión franca y constructiva sobre cómo abordar de manera adecuada las principales preocupaciones de la otra parte y llegaron a un primer consenso", ha informado la agencia de noticias oficial china Xinhua.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ya avanzó el jueves que el acuerdo estaba cerca al indicar que Pekín y Washington buscarían otro lugar donde firmarlo tras la cancelación de la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) en Chile.

La oficina de Lighthizer, citada por la agencia de noticias Reuters, se ha limitado a indicar que ha habido progresos en las negociaciones y que continuarán a nivel de delegados.

Las negociaciones se centran en estos momentos en la llamada 'Fase 1' del acuerdo, que, según explicó el propio Trump vía Twitter, abarca el 60% del pacto comercial entre las dos mayores economías del mundo.

Año y medio de guerra comercial

La guerra comercial entre ambas potencias comenzó en marzo de 2018, cuando el presidente estadounidense anunció su intención de imponer aranceles a los productos chinos, valorados en 360.000 millones, con el argumento de un historial de prácticas desleales y robo de propiedad intelectual.

La reacción de Pekín no se hizo esperar e impuso aranceles, valorados en 120.000 millones de dólares, a más de 125 productos estadounidenses, fundamentalmente agrícolas. Entre ellos, se gravó la soja, una de las principales exportaciones de EE UU a China.

Respuesta a las sanciones

Precisamente este mismo viernes, la Organización Mundial del Comercio (OMC) había permitido a China imponer a Estados Unidos contramedidas arancelarias por valor de 3.579 millones de dólares anuales por no cumplir con las normativas del organismo a la hora de llevar a cabo investigaciones antidumping contra productos chinos.

El caso, que se remonta al anterior Gobierno estadounidense de Barack Obama, fue iniciado por China en diciembre de 2013 y afecta a medidas comerciales estadounidenses contra paneles solares, productos de acero y aluminio, muebles y otras exportaciones del gigante asiático.

La cantidad se calculó tomando en cuenta las pérdidas estimadas para los exportadores chinos en una lista de 25 productos, que según la parte china suponían un perjuicio para su comercio de 7.043 millones de dólares anuales a causa del incumplimiento por parte de Estados Unidos de anteriores decisiones de la OMC.

La decisión de la OMC se produce pocas semanas después de que en un caso similar la organización autorizara a EE UU a imponer medidas de retorsión a la UE por un importe de 7.500 millones de dólares anuales por el perjuicio ocasionado al constructor aeronáutico estadounidense Boeing a causa de las ayudas europeas a Airbus.

En ambos casos se trata de dos de las mayores sanciones permitidas por los árbitros de la OMC en casos tratados por su mencionado Órgano de Solución de Diferencias, encargado de mediar en conflictos comerciales bilaterales.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento