La magistrada ordena un careo ante las contradicciones de los peritos sobre el móvil de la viuda de la CAM

La magistrada del Tribunal del Jurado que juzga a Miguel López, único acusado de asesinar de dos disparos en 2016 a su suegra, María del Carmen Martínez, viuda del expresidente de la CAM, Vicente Sala, ha ordenado este jueves que el próximo lunes se celebre un careo entre los expertos informáticos de la defensa y de la acusación particular ante las discrepancias manifestadas sobre los datos registrados por el móvil de la víctima después de recibir los disparos.
Miguel López entra en los juzgados, de archivo.
Miguel López entra en los juzgados, de archivo.
EUROPA PRESS

La decisión de la magistrada ha llegado porque, en la sesión de este jueves, los ingenieros y peritos informáticos, Antonio Pascual Limiñana y Abraham Pasamar, por encargo de la acusación particular, han asegurado que la conexión del WhatsApp de la víctima que se realizó a las 18.55.23 horas, es un registro del sistema operativo del teléfono que se genera de manera automática "nunca antes de 24 horas" y "nunca de manera manual".

Esa afirmación contradice a lo que dijeron ayer los peritos de la defensa que aseguraron que la aplicación del móvil de la víctima se inició "manualmente" tras recibir los disparos.

En esta jornada, los peritos de la acusación han manifestado que por el hecho de que un usuario pulse una aplicación en el móvil, como pueda ser WhatsApp, "no se va a generar nunca un registro", aunque sí han admitido, a preguntas de la defensa, que al abrir la aplicación "se acumulará más tráfico" de datos.

Sin embargo, a preguntas de la defensa, han apuntado que el registro es "aleatorio" ya que lo que determina que salte cada 24 horas es que "no se esté realizando ningún proceso interno" y que el móvil esté conectado a una red wifi u opere con los datos.

El informe pericial ha basado sus conclusiones en la realización de dos pruebas con móviles similares y en la que se han reproducido acciones parecidas a las que realizó la víctima.

Asimismo, los peritos han negado, en contra del informe pericial presentado ayer por la defensa de Miguel López, que el teléfono de la víctima accediera al listado de los contactos a las 23.50 horas.

En el caso de borrado masivo de contactos, ocurrido a las 18.21 horas, los peritos han indicado que este registro tiene que ver con datos del protocolo del 7 de diciembre de 2016, cuando, según han precisado, se produjo una actualización "masiva" y "automática" de 415 de los 423 contactos que tenía la víctima y que actualiza automáticamente el servidor de WhatsApp.

De la misma manera, han negado que fueran borradas dos llamadas. Aseguran que si el registro no tiene espacio elimina el dato del número de teléfono, pero sigue manteniendo el mismo número de registro.

Por último, los ingenieros han afirmado que en la prueba pericial han utilizado una herramienta diferente a 'Cellebities', sistema utilizado por el perito de la defensa, y que, pese a que la huella digital es diferente, "los análisis realizados contienen los mismos datos".

Por su parte, un funcionario del Cuerpo Nacional de Policía ha confirmado que confeccionó el informe de los datos extraídos del móvil y de los aparatos electrónicos de Miguel López, a petición de la Brigada de Alicante. El agente ha explicado que "tan solo hizo una pequeña extracción del teléfono móvil ya que fue negativa la extracción de la tarjeta SIM y que el documento, que contiene una huella digital para su validación, fue enviado para su análisis a la brigada de Alicante".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento