La precariedad, el abandono escolar y la brecha de género impiden la inclusión social de los colectivos más vulnerables

La precariedad, la brecha de género y el abandono escolar retratan las dificultades que sufren los colectivos de la sociedad más vulnerables para conseguir un empleo y, en consecuencia, lograr la inclusión social.
Imagen recurso de limpiadora
Imagen recurso de limpiadora
PLATAFORMA EN DEFENSA DE LAS TRABAJADORAS Y TRABAJ

Este es el balance que ha realizado Cruz Roja de Santiago de Compostela conforme a un plan de trabajo que ha llevado a cabo en los últimos cuatro años y que ha puesto sobre la mesa resultados que muestran que "conseguir un empleo no elimina la exclusión, pero es el primer paso para recuperar la autonomía".

Así lo ha manifestado este jueves el presidente de la organización en la capital gallega, José Luís Barreiro Conde, que también ha destacado la participación de 1.346 personas desde 2016, de las que el 60% han conseguido un empleo. Al acto también han asistido el alcalde de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo y la coordinadora de Cruz Roja, Rocío Ovalle.

En la presentación del balance se ha dibujado el perfil de personas atendidas, la mayoría mujeres, con baja formación, alejadas del mercado laboral y españolas. Este último dato rompe con "el estereotipo" de que gran parte de personas que se acogen a este tipo de planes son extranjeras, ha añadido Ovalle.

De hecho, el 60% son españolas, frente al 40% de migrantes. El colectivo de edad más afectado (el 30%) tiene más de 45 años, además el 40% no tiene estudios y el 28% solo hasta la ESO.

ABANDONO ESCOLAR

En este sentido, la coordinadora de Cruz Roja ha subrayado el gran índice de jóvenes que tienen "dificultades" para encontrar trabajo por sus bajos niveles de formación.

El índice de fracaso escolar en Galicia es del 22%, es decir, uno de cada cuatro gallegos no alcanzan el título académico mínimo obligatorio. Para Bugallo este es un porcentaje "inasumible", por lo que ve necesario replantearse "el enfoque de la educación" para adaptarlo a las "necesidades y motivaciones" de los jóvenes y "prestigiar y facilitar" las rutas alternativas a la universidad.

Por su parte, Rocío Ovalle ha apuntado que el abandono "se deriva de muchas circunstancias", tanto del ámbito familiar, como personal. Muchas veces también se ocurre que los migrantes se encuentran con trabas para convalidar sus títulos universitarios o de formación profesional en España, lo que les obliga a "empezar de cero".

BRECHA DE GÉNERO

Otro de los elementos que caracteriza la exclusión social es la brecha de género en el mercado laboral, que se ha acentuado después de "la salida de la crisis" que empezó en 2008. A día de hoy, la organización asegura que hay un 33% más de mujeres sin empleo que de hombres.

El principal motivo que agrava esta circunstancia es que en la economía familiar se prima que sea el hombre el que salga a buscar empleo, mientras que ellas asumen el trabajo doméstico no remunerado.

Para tratar de reducir la brecha, Cruz Roja intenta establecer "puentes hacia el empleo desde 2016" con una especial atención a las víctimas de violencia de género, mujeres alejadas del mercado laboral, familias monomarentales o con personas mayores a cargo.

EDAD

La edad también supone una dificultad a la hora de conseguir un empleo, "más de la mitad de los integrantes del paro en Santiago son mayores de 45 años", ha apostillado Ovalle. Los prejuicios, la necesidad de actualización de su formación y el proceso de búsqueda de empleo conforman las desventajas para ellos.

A medida que las personas envejecen "el mercado laboral se vuelve rígido y no pueden entrar y salir con tanta facilidad", ni encadenar contratos de trabajo que, dentro de este plan de empleo, suelen ser "de tres meses" y, en ocasiones, de seis o más tiempo (el 25%).

PLAN DE EMPLEO

Este proyecto, que ha servido a un gran número de personas, también evidencia la precariedad existente del mercado laboral español. "Hay personas con trabajo en peores condiciones que hace diez o trece años", subraya Bugallo. "El salario real es un punto inferior al de 2008" y "el peso de los sueldos en el PIB no ha recuperado" los niveles que tenía en el mismo indicador en los años 80, ha apostillado.

La desigualdad crece mientras que organizaciones como Cruz Roja tratan de conectar los colectivos más vulnerables con el tejido empresarial de las ciudades, como ocurre en Santiago de Compostela.

En total. han sido 285 las empresas que han participado en este plan para acordar 841 alianzas que se han traducido en prácticas, ofertas de trabajo y oportunidades para los participantes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento