Más de 1.500 alumnos aprenden a dar una 2ª vida a los productos con el reciclaje y cuidar mejor nuestro planeta

¿A qué contenedor metería un CD viejo, una percha, un aerosol o un vaso de cristal?. A estas y otras preguntas han tenido que responder, de forma didáctica, los veinte alumnos del CRA Entrevalles, de Anguiano, que este jueves han sido los primeros en participar en la campaña 'Los secretos de la bolsa', de la Consejería de Sostenibilidad y Transición Ecológica, en colaboración con el Consorcio de Aguas y Residuos de La Rioja y Ecoembes.
Alumnos del CRA Entrevalles aprenden a reciclar
Alumnos del CRA Entrevalles aprenden a reciclar
EUROPA PRESS

Una campaña para promover la recogida selectiva y el reciclaje de envases ligeros y concienciar a los más jóvenes de la necesidad de "cuidar nuestro planeta". Todo para fomentar la implicación de los escolares, potenciar la colaboración ciudadana en la recogida selectiva para el reciclaje de residuos domésticos, así como aclarar cuantas dudas existan acerca del adecuado uso de los contenedores, en especial, de los envases ligeros (contenedor amarillo) que "no son pocas".

Se trata de dar "una segunda vida" a ciertos productos y para lo que sólo hace faltan "pequeños gestos". Así lo han expresado el director general de Calidad Ambiental y Recursos Hídricos y presidente del Consorcio de Aguas y Residuos de La Rioja, Rubén Esteban, y el gerente de Ecoembes en la zona norte, Fernando Blázquez, que han participado en la iniciativa.

En este punto, Rubén Esteban ha querido mostrar el "firme compromiso del Gobierno de La Rioja por impulsar la recogida selectiva y el reciclaje en la comunidad" y ha asegurado que "la educación ambiental es imprescindible para despertar el interés de los más pequeños por el cuidado y el respeto del medio ambiente".

En especial se ha centrado en el entorno rural donde "acercar los beneficios del reciclaje y afianzar valores y hábitos sostenibles entre los escolares supone una medida para combatir la despoblación de los pueblos riojanos".

Para concluir ha señalado que, según datos de 2018, "La Rioja se sitúa un 7,6 por ciento por encima de la media española en lo referente a reciclaje de envases ligeros depositados en el contenedor amarillo. Esto pone de manifiesto que existe una mayor conciencia del ciudadano riojano respecto al reciclaje".

También ha tomado la palabra la alcaldesa de Anguiano, Gemma López, quien ha coincidido en valorar esta iniciativa como "muy positiva para dar visibilidad al entorno rural" y ha recalcado la "labor de educar en sostenibilidad a los escolares, que son nuestro futuro". Por su parte, el gerente de Ecoembes, Fernando Blázquez, ha afirmado que "apostamos por la educación en valores medioambientales" porque "creemos que es imprescindible para crear personas comprometidas con el entorno".

En concreto, la campaña va dirigida a alumnos de 6º de Educación Primaria, aunque en el caso del CRA Entrevalles han participado todos los alumnos del centro en una jornada en la que, además, los más pequeños iban ataviados con disfraces de Halloween "algo totalmente casual que ha dado un toque de color a la iniciativa".

TEORÍA Y PRÁCTICA

Tras explicar la diferencia entre los colores de los contenedores, un educador ha querido poner en práctica lo aprendido de forma visual. Para ello, los escolares han ido cogiendo diferentes productos de un cubo y, a partir de ahí, y con la ayuda de sus compañeros de clase los han ido depositando en el lugar correcto. Gracias a la iniciativa, los más pequeños han podido entender mejor los beneficios del reciclaje y muchos se han animado a colocar diferentes 'contenedores' en sus propios hogares para fomentar el reciclaje en familia.

Todo porque reciclando "contrarrestas la contaminación". Así, han explicado los organizadores, "cada seis latas o botellas de plástico que recicles, cada 8 botes de champú o cada 3 botes de detergente contrarrestas 10 minutos de un tubo de escape".

Los más pequeños también han recibido consejos para que reciclar en el hogar sea "una tarea fácil". Para ello es "fundamental" saber dónde colocamos los cubos de basura. Lo ideal es en la cocina, trastero, garaje o sótano "porque resultará más práctico hacer el trabajo". También es mejor que sean de diferentes colores "para no confundirnos", poner una bolsa dentro de cada cubo y colocar una etiqueta frontal con los residuos que habrá en cada uno.

ERRORES COMUNES

Por su parte, entre los errores más comunes, desde Ecoembes recuerdan que en el contenedor amarillo "es habitual que pensemos que todos aquellos objetos que están fabricados con plástico, y que ya no son útiles para nosotros, van a este contenedor, pero esto no es así". Al contenedor amarillo solo debemos depositar los envases de plástico, latas y briks. Así que "no deposites en este contenedor juguetes de plásticos (deben ir al contenedor de restos) aunque también existen diferentes ONG's que recogen juguetes usados para obras sociales".

Tampoco se deben meter en estos contenedores biberones y chupetes o utensilios de cocina que, con el paso del tiempo y el uso dejan de ser útiles, como una espátula o un escurridor. Tampoco los cubos de plástico, como los de playa, se deben meter en este contenedor. Son elementos que podemos reutilizar en casa como recipientes, pero una vez que se rompen o queremos renovarlos, podemos depositarlos en el contenedor de restos.

En el contenedor azul depositamos envases de papel y cartón. "Pero en algunas ocasiones cometemos errores por la composición material de algunos residuos". Uno de los principales errores que cometemos es con el Brik de leche o de zumo. "Pensamos que es cartón y por tanto lo depositamos en el contenedor azul. Pero esto no es así. El brik siempre va al contenedor amarillo, ya que está compuesto por cartón, plástico y aluminio. Los desechos diarios como servilletas de cocina o papeles sucios deben ir en el contenedor de desechos orgánicos".

Por su parte, los pañales "también suelen ser un residuo impropio muy habitual de este contenedor, su lugar es el contenedor de restos (el gris)".

En el verde es fundamental "diferenciar entre vidrio y cristal". Es frecuente que a la hora de deshacernos de elementos de cristal los depositemos en el contenedor verde y es un error. Al verde sólo el vidrio. Tampoco van en este contenedor las bombillas (debemos llevarlas al punto limpio o centro de recogida) ni los espejos, ceniceros, vasos o vajillas (también deben ser reciclados en un punto limpio o de recogida).

LA CAMPAÑA

En total, más de 1.500 escolares de cincuenta centros educativos participarán en esta campaña hasta el próximo 22 de noviembre. Durante la visita a los colegios, los escolares participarán en diferentes dinámicas con las que los alumnos podrán conocer los efectos ambientales que supone arrojar residuos al medio ambiente, el tiempo que tardan en desaparecer de la naturaleza y qué residuos se echan en cada contenedor.

También podrán manipular diferentes objetos, materiales y prendas fabricadas con material reciclado para que comprueben el valor y el resultado final del esfuerzo individual que supone separar los residuos en el hogar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento