República Digital Catalana: el proyecto independentista para crear un e-Estado virtual que el Gobierno busca bloquear

Intervención de Puigdemont en la "Asamblea de cargos electos".
Intervención de Puigdemont por videoconferencia en un acto este miércoles en Barcelona.
EFE / Susanna Sáez
El consejero de Políticas Digitales de la Generalitat, Jordi Puigneró, ha considerado un "golpe de Estado" el real decreto ley aprobado hoy por el Gobierno que obligará a que todos los servidores de las administraciones públicas del Estado español deban estar localizados en la UE en lugar de en paraísos digitales.

El presidente de Gobierno, Pedro Sánchez, ha presentado en el Consejo de Ministros un Real Decreto para poner "punto y final" al proyecto de la República Digital Catalana, mediante el cual las fuerzas independentistas pretenden crear un e-Estado en el que sus ciudadanos puedan votar y hacer trámites en una nación independiente en la nube, 

¿Cómo nació?

El proyecto de la república virtual catalana comenzó a fraguar el año pasado, cuando el entonces president de la Generalitat Carles Puigdemont impulsó el referéndum para la autodeterminación. Como una forma de sortear las barreras que se han impuesto a la independencia catalana, el Govern lanzó la idea de crear una administración virtual en la que sus ciudadanos pudieran votar y hacer trámites en una Cataluña independiente, que incluso expidiera documentos de identidad. Estaba inspirado en el modelo de Estonia, donde la mayoría de los ciudadanos tienen una identidad digital con la cual se relacionan con el Gobierno.

El e-Estado fue una de las metas del programa electoral de JuntsxCat para las elecciones parlamentarias de 2017, donde se puede leer: "La principal fuerza del proceso de construcción de un nuevo Estado Digital también es la gente, y eso implica que tenemos que apostar en el presente y futuro de nuestra ciudadanía para alcanzar lo antes posible una ciudadanía digital plena".

"Tenemos que poner en marcha la constitución de un estado verdaderamente moderno, la primera república nativa digital, la eRepública, una nación digital e inteligente de referencia internacional", agrega el programa.

¿Quién lo impulsa?

El proyecto de una nación digital independiente está impulsado principalmente por el Consell per la República Catalana, una organización no oficial que alberga a la mayoría de los políticos catalanes que se fueron al exilio para evitar la acción de la justicia. Está encabezado por Puigdemont, acompañado de otros personajes como Clara Ponsatí y Antoni Comín.

El Consell comenzó su andadura hace un año y se fijó como meta inscribir a un millón de ciudadanos, que deben pagar 10 euros al momento de registrarse. A día de hoy, el contador de la página registra un poco más de 81.000 inscritos.

¿Dónde se aloja?

El centro del proyecto de la república digital es la web Republicat,cat, una dirección que ahora redirige al portal del Consell. De acuerdo con el diario El País, está alojada en servidores en la isla de Nieves, en donde fueron situada para evitar la intervención del Gobierno. El mismo diario señala que en esos servidores albergan también las páginas de la plataforma Tsunami Democràtic, que impulsa las protestas contra la sentencia del procés.

¿Por qué se quiere frenar ahora?

Sánchez ha dicho que "ni va a haber independencia on line ni va a haber independencia off line y que se buscar evitar "el "potencial mal uso" que la Generalitat para la construcción de esa "república digital". 

Con el Real Decreto Ley, el Estado obligará a que todos los servidores de internet que utilicen las distintas administraciones en España -incluida la Generalitat- estén localizados en la Unión Europea y no en paraísos digitales. 

Esto tendrá como consecuencia, según el Ejecutivo, que no se puedan utilizar estas redes para "fines espurios" como se teme que está haciendo ya la Generalitat, porque el Gobierno tiene "más de una intuición" al respecto.

Sánchez no ha querido avanzar más detalles, argumentando que no quiere desvelar situaciones "que corresponden a nuestros cuerpos de seguridad". Pero con ello acusa veladamente a la Generalitat de estar usando datos de la Administración central para la construcción de la república digital. 

Una investigación oficial tendría que establecer el vínculo de la Genralitat con la página del Consell, que aunque se dice seguidor del "mandato para convertirnos en un estado independiente en forma de república", no se se presenta como la autoridad oficial en Cataluña.

Con todo, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la vicepresidenta Carmen Calvo ha justificado la urgencia de la norma (ha sido aprobada en vía de urgencia) porque, según ha reconocido, "ya hay situaciones" que "preocupan" al Gobierno en materia de seguridad digital y "hay que reaccionar cuanto antes mejor".

El decreto entrará en vigor el próximo martes, en medio de la campaña electoral y cuando persiste la tensión en Cataluña tras la sentencia del "procés".

¿Cómo funciona el decreto?

El Real Decreto Ley sobre seguridad digital permitirá actuar sobre las páginas de la Generalitat y del independentismo catalán que contravengan esta norma.

Fuentes del Ejecutivo han explicado que por ejemplo el decreto afectará a Identicat, el proyecto de "identidad digital soberana" que puso en marcha en septiembre la Generalitat y que supone un registro voluntario de ciudadanos catalanes.

La vicepresidenta del Gobierno en funciones no ha querido responder explícitamente a las preguntas sobre si tiene ya el Gobierno localizadas páginas web o vulneraciones en las redes que afecten al soberanismo catalán, pero fuentes del Ejecutivo sí han admitido que tienen conocimiento de que hay páginas de la Generalitat con servidores en "paraísos digitales".

La nueva norma, precisamente, obligará a todas las administraciones a contratar sus servidores dentro de la UE para que se pueda tener un control de la información digital.

El capítulo primero de este decreto contempla las medidas para la identificación a través del DNI y el segundo regula las medidas en materia de identificación electrónica entre las Administraciones públicas, la ubicación de sus bases de datos y los datos que cede otras administraciones.

El objetivo, señala el Gobierno en la nota que ha facilitado, es garantizar la seguridad tanto vertical entre administraciones cuando traten datos personales como a nivel horizontal entre ciudadanos y administraciones.

El capítulo tres regula medidas en materia de contratación pública, todas ellas para reforzar el cumplimiento de la normativa de protección de datos personales.

¿Cómo ha reaccionado la Generalitat?

El conseller de Políticas Digitales de la Generalitat, Jordi Puigneró, ha reaccionado considerado un "golpe de Estado" el real decreto ley. "Sánchez está anunciando un golpe de Estado digital en Catalunya. Sánchez ha desconectado no solo de Catalunya, sino del progreso social y digital del siglo XXI", ha dicho.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento