Disminuyen un 67% las aves atendidas por electrocución en Mallorca

El número de aves que han ingresado en el centro de recuperación de fauna de Mallorca ha disminuido un 67,39% en 2019, en comparación con el año anterior, al pasar de 49 a 16, en una tendencia que sigue disminuyendo desde 2016, cuando se atendieron un total de 30 aves, según los datos ofrecidos por la Conselleria de Medio Ambiente.
Un águila de Bonelli.
Un águila de Bonelli.
DIPUTACIÓN FORAL DE ÁLAVA - Archivo

Desde este departamento del Govern se ha informado así este miércoles con motivo de la jornada 'El impacto de los tendidos eléctricos en el avifauna balear', organizada por la Fundación Natura Parc, AQUILA-a-LIFE, y la UIB, con el apoyo de Red Eléctrica.

En dicha jornada han participado representantes del Servicio de Protección de Especies de la Conselleria de Medio Ambiente y Territori, del Centro de Recuperación de Fauna (Cofib) y el cuerpo de agentes de medio ambiente (AMA).

Durante el transcurso de la jornada, se ha hecho una diagnosis del problema y se han explicado las actuaciones coordinadas que se hacen desde todos los sectores implicados para paliarlo. La electrocución es la primera causa de muerte no natural en algunas rapaces, por lo cual los esfuerzos se centran a corregir el tendido eléctrico.

Los Agentes de Medio Ambiente han informado que, desde 1999, se han revisado unos 390 kilómetros de tendido eléctrico entre Mallorca, Menorca y Ibiza, una tarea en la cual el cuerpo ha participado activamente. Las inspecciones han permitido identificar y documentar todos los soportes peligrosos detectados.

Desde el Cofib han explicado que, desde 2003, recogen los datos de aves que entran en el centro de Mallorca por electrocución. Las especies que más sufren son el águila de Bonelli (un 54,55% de las que entran al centro lo hacen por electrocución), seguido del cuervo (52,75 %) y el águila calzada (25,52%).

Además de estas tres especies, las que más entran por esta causa son el águila pescadora (10,34%), el milano (9,13%) y el cernícalo (5,91%). Respecto al total de aves que han entrado en el centro de Mallorca, hasta septiembre de 2019 ha habido 16, mientras que en 2018 fueron 49.

Debe tenerse en cuenta que, con la puesta en marcha del proyecto Life-Bonelli (2013-2017), se impulsaron más medios para arreglar las líneas y para detectar los casos en que el tendido no estaba en buenas condiciones.

En cuanto a Menorca, los datos de los que se dispone son desde 2012. En estos siete años, se han recogido un total de 16 aves por electrocución: dos en 2019, cinco en 2018, cuatro en 2017, dos en 2016 y tres en 2015. La especie que más ha entrado ha sido el milano (siete), seguido del cernícalo (seis).

En el caso de Ibiza y Formentera, hay que remarcar que sólo se han registrado dos casos de electrocución desde 2012: un cernícalo en Ibiza y un halcón peregrino en Formentera. Las especies más afectadas en otras islas están ausentes o en densidad muy baja a las Pitusas, a excepción del cernícalo.

Fundación Biodiversidad
Mostrar comentarios

Códigos Descuento