María Teresa Campos, harta de todos y desatada: "No soy una pobre resentida"

La periodista María Teresa Campos, por las calles de Madrid, en 2018.
La periodista María Teresa Campos, por las calles de Madrid, en 2018.
GTRES

Era una cuenta atrás y ha llegado a su fin: María Teresa Campos ha ofrecido una entrevista en la que se enfrenta a todos sus enemigos, no disculpa cómo han hablado de ella sus excompañeros y salda todas las dudas posibles.

En la conversación, con la revista Lecturas (no concedía una entrevista a un medio escrito desde hace más de medio año), la presentadora sale al ataque y, no sin beligerancia, da su particular punto de vista ante quienes la han vilipendiado estos meses.

"Llevo callada todo este tiempo, creí que me iba a sentar mal, pero estoy estupendamente", asegura la madre de Terelu Campos, quien aprovecha el reportaje para hacer un recorrido por la casa que tiene en venta.

No tiene reparos en decir los motivos de por qué ha elegido al susodicho medio: "Uno de los motivos por lo que he dado esta entrevista es porque dijeron que yo iba a demandar a Lecturas y no he dicho eso jamás".

También es porque ha estado callada demasiado tiempo y tenía que, de alguna forma, plantar cara a ciertos comentarios, aunque admita que muchos de estos se la repanpinflan.

"Me da lo mismo. No tengo por qué ser como ellos. Aprendí que las noticias había que confirmarlas, que no había que inventárselas. Eso no es hacer periodismo", lanza como pulla a algunos de sus excompañeros.

"Es alucinante las tonterías que se dicen. Un paparazzi le dijo a Gustavo [su chófer]: 'Es que todo lo de ella vende'. ¿Qué soy?¿Un artículo en el mercado? Soy una profesional con una trayectoria", se autorresponde.

Vestida por el modisto Alejandro de Miguel con un traje de cóctel para la ocasión, la matriarca  de las Campos no deja títere con cabeza y arremete contra el interior de Gran Hermano Vip 7, el cual no está viendo, pero que no le impide hablar de dos de sus concursantes más polémicos.

De Mila Ximénez lo tiene claro. "No quiero hablar de ella. Algún día sabréis por qué", dice tajante. En cambio, cuando tiene que hablar del ex Guardia Civil Antonio David, prefiere apoyar Rocío Carrasco: "Me duele muchísimo lo que escucho sobre ella. Espero que alguna vez pueda estar tranquila y feliz".

La última parte de la entrevista la dedica a ella misma, a cómo ha hecho muchas cosas "a lo pobre". "He sacado mucho partido a mi imaginación para suplir lo que no tenía", afirma casi dando un golpe sobre la mesa.

Tan hecha a sí misma está, que no duda en que no la van a jubilar cuando ponga en un papel. "La gente por la calle me pregunta cuándo vuelvo. Quiero que mi carrera no la cierren otros, que la cerremos mi público y yo", se reivindica.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento