Condenan a una madre por maltratar a sus dos hijas "desde muy pequeñas"

  • Según la sentencia, la mujer las maltrataba física y psicológicamente.
Maltrato infantil.
Maltrato infantil.
THINKSTOCK

Una mujer ha sido condenada a un año y nueve meses de cárcel por agredir físicamente, vejar y maltratar psicológicamente a sus dos hijas desde que eran "muy pequeñas" en la vivienda familiar situada en una localidad de la comarca de San Sebastián, por una sentencia que también le retira por tres años la patria potestad de la más pequeña.

Según la sentencia del caso, durante el juicio por estos hechos la procesada se mostró conforme con la petición de condena de la Fiscalía y de la acusación particular que ejercieron sus dos hijas, por lo que ahora ha sido condenada como autora de un delito de maltrato psicológico habitual, así como tres delitos de lesiones en el ámbito de la violencia doméstica".

Junto a la citada pena de cárcel, la resolución impone a la procesada 240 días de trabajos en beneficio de la comunidad, además de distintas penas accesorias de alejamiento e imposibilidad de comunicarse con sus víctimas, y le inhabilita para el ejercicio del derecho de patria potestad durante tres años respecto a la más pequeña de las chicas, aún menor de edad, además de obligarle a indemnizarla con 4.000 euros. 

La acusada "les golpeaba con las manos y con un palo"

La resolución judicial explica que los episodios de malos tratos tuvieron lugar desde que las chicas "eran muy pequeñas", período durante el que la inculpada las agredía "con las manos y con un palo gris que tenía desde hace años en el domicilio, además de insultarlas con términos como inútiles y tontas".

El escrito judicial concreta que en estas situaciones la mujer llegaba "incluso a cortarles el pelo, dejándoselo todo desigual" o les "amenazaba con hacerlo" o con "ducharlas con agua fría"; "todo ello con el fin de atemorizarlas para conseguir lo que quería".

El caso más grave descrito por la sentencia tuvo lugar en 2018, en una ocasión en que la procesada se dirigió junto a la más pequeña de las hermanas, que entonces tenía 10 años, al domicilio familiar, en el que ya se encontraba la mayor, de 18 años.

Amenazas con cortar el pelo

El texto explica que la niña más pequeña accedió a la vivienda "llorando", mientras la acusada le "gritaba", tras lo que, una vez en el piso, la mujer ordenó a la niña que se fuera a su habitación y, "una vez allí la empujó encima de la cama para, a continuación, golpearla con un palo" y "con la mano" en la cara.

"También -añade el documento-, la amenazó con quitarle el teléfono, cosa que finalmente hizo, además de desapuntarla de sus actividades extraescolares y no ver a su abuela paterna y a su hermana por parte de padre".

"Más tarde -prosigue el texto- la acusada dijo a la niña que le iba a cortar el pelo y se dirigió a la cocina para coger unas tijeras, momento en el que la chica mayor intervino diciendo a su madre que no lo hiciera porque ella ya conocía lo que podía sentir su hermana si lo hacía", consiguiendo que la encausada desistiera.

Una vez que la madre abandonó la vivienda, la hermana mayor llevó a la pequeña al médico, quien constató que la menor presentaba "zonas eritematosas de aspecto lineal en la espalda y región glútea izquierda".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento