El CIS dispara al PSOE... antes de la exhumación de Franco y la crisis en Cataluña

  • Pedro Sánchez tendría números para pactar con Unidas Podemos e incluso con Cs en algunos supuestos.
  • Rivera se desploma: perdería un tercio de sus votos de abril y solo otro tercio tiene claro que lo votará.
  • Un 32,3% de quienes piensan votar el 10-N aún no han decidido a quién.
  • El CIS dejó de hacer entrevistas el 13 de octubre, un día antes de la sentencia del 'procés'.
Escaños
Reparto de escaños, según el CIS
Carlos Gámez

El PSOE volvería a ganar las elecciones generales y pasaría de sus 123 escaños actuales a entre 133 y 150 con el 32,2% de los votos. Esa es la proyección que hace el barómetro preelectoral del CIS hecho público ayer, que no obstante no recoge los efectos ni de la sentencia del procés ni de la exhumación de los restos del dictador Francisco Franco.

El sondeo estima que el PP se mantendría en la segunda posición con un 18,1% (punto y medio más que en abril) y entre 74 y 81 actas. Parecen inmejorables noticias para el PSOE, que mejoraría entre 10 y 27 escaños sus resultados de abril y que tendría la opción de sumar con Unidas Podemos (que pasaría a ser tercero con un 14,6% y entre 37 y 45 actas) o, en algunos supuestos, incluso con Ciudadanos (10,6% y de 27 a 35 diputados), cuya decisión de retirar el veto a Pedro Sánchez no frena su desplome.

El problema es que el barómetro se basa en entrevistas realizadas hasta el 13 de octubre, y eso implica que no refleja las consecuencias que han tenido entre los votantes los dos acontecimientos clave de las últimas semanas: la condena a los líderes independentistas catalanes –que se conoció el 14 de octubre– y la salida del Valle de los Caídos del cadáver de Franco.

La encuesta del CIS terminó de hacerse un día antes de la sentencia del procés. No refleja por tanto ni esa sentencia ni los graves incidentes posteriores ni tampoco refleja la reacción del votante a la exhumación de Franco aunque ya se sabía que se iba a llevar a cabo.

Esta circunstancia puede haber influido en que Vox, que según los últimos sondeos privados está en ascenso, en el CIS baje y quede reducido a entre 14 y 21 diputados, frente a los 24 con los que cuenta actualmente. Por su parte, Más País, el partido de Íñigo Errejón, entraría al Congreso con entre tres y cuatro actas y el 2,9% de los votos, muy lejos del 5% necesario para obtener grupo parlamentario.

Cs sufre fugas por todos sus flancos

Si hay un partido para el que el CIS –al igual que el resto de encuestas privadas– trae malas noticias, ese es el que lidera Albert Rivera. Su batacazo le lleva a perder una tercera parte de los votos que consiguió en abril, cuando sumó un 15,86% de los sufragios por el 10,6% que estima el barómetro ahora. En escaños la bajada es aún más pronunciada: perdería entre 22 y 30 de los 57 que tiene.

¿Dónde va el voto de Ciudadanos? La respuesta es múltiple, ya que el partido se desangra por varias heridas. Para empezar, solo el 34% de quienes lo votaron en abril tienen decidido que repetirán, la tasa de fidelidad más baja de los cinco grandes partidos, que tienen asegurados sin excepción al menos a la mitad de sus votantes.

Asimismo, un 30,5% de los votantes de Ciudadanos no tienen decidido qué harán el 10 de noviembre, y otro 8,2% sabe que no votará. Y además, otro 14,3% de los votantes naranjas (casi 600.000 de sus 4,1 millones de electores) ya han abandonado a Rivera: un 7% en dirección al PP, un 4,4% al PSOE y un 2,9% que han ido a Vox.

El bipartidismo sale reforzado

Siempre según el barómetro del CIS, las fuerzas más beneficiadas por la repetición electoral serían el PP y el PSOE, que entre ambos podrían mejorar hasta 42 escaños sus resultados de abril.

Los socialistas retienen al 60,5% de sus votantes y ganan algunos procedentes de Unidas Podemos: el 5,5% de los votos morados irían a parar al PSOE, mientras que solo el 2,4% de las papeletas socialistas pasarían a los morados. Al PP, que conserva al 60,9% de quienes lo votaron en abril, le ocurre algo similar. Al 7% de votantes de Ciudadanos que ahora se decantarían por la papeleta de Pablo Casado se le suma el 9,3% de quienes votaron a Vox en abril, que ahora irían al PP.

Un 32% de dudosos

El barómetro del CIS indica que en torno a una tercera parte (un 32,3%) de quienes tienen pensado ir a votar en noviembre aún no tiene decidida la papeleta que escogerá. La duda más repetida se da en el campo de la izquierda: un 10,6% de los indecisos dudan de si votar al PSOE o a Unidas Podemos, mientras un 9,3% tienen la duda de si elegir la papeleta del PP o la de Ciudadanos.

Aunque en menor proporción, también hay quienes dudan entre partidos de diferentes bloques. Es el caso de quienes oscilan entre votar al PP o al PSOE (un 6,6% del total de indecisos) y, especialmente, de quienes no tienen claro si elegir la papeleta del PSOE o la de Ciudadanos: hasta un 7,5% de los indecisos están en esa situación.

No hay discrepancias al señalar los problemas

Los partidos ofrecen soluciones muy diferentes a los problemas que acucian ahora mismo a los ciudadanos. Pero los votantes de los cinco principales partidos coinciden en señalar el paro, "los políticos en general" y los problemas de índole económica como los principales retos que debe solucionar España. Solo hay una excepción: los votantes de Vox consideran en un mayor porcentaje más problemática la inmigración que las cuestiones económicas.

Además, la preocupación por la inestabilidad política ha escalado 12 puntos en un mes en el baremo de preocupaciones de los ciudadanos: el 13% la mencionan al ser preguntados por los grandes problemas de España.

Ningún líder aprueba y Rivera es el peor visto por los suyos

Como ya viene siendo habitual en los últimos barómetros, ninguno de los líderes de los principales partidos llega a una nota media de 5. El socialista Pedro Sánchez es quien más se acerca, con un 4, seguido de Pablo Casado (3,1), Albert Rivera (3), Pablo Iglesias (2,9) y Santiago Abascal (2,2).

No obstante, los votantes de cada partido ven de forma diferente a sus propios dirigentes. Abascal es el mejor valorado entre los suyos: los votantes de Vox le dan un 6,9. En el extremo contrario está Rivera, cuyos electores solo lo califican con un 5,2.

Los antecedentes del CIS

En abril, el instituto se acercó bastante a los resultados y acertó la horquilla más baja del PSOE y del PP. Por contra, en las autonómicas madrileñas previó erróneamente que la izquierda obtendría mayoría.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento