Nos conocemos desde hace años; es curioso, pero desde la primera vez que le vi sentí algo muy especial por él, aún existiendo una diferencia de edad de casi 20 años y de estar casados los dos.

Nos veíamos muy a menudo debido al trabajo. La verdad es que me encantaba ir a su oficina y observarlo allí, delante del ordenador atendiendo a un cliente y dedicándome miradas furtivas a la vez. Nuestras conversaciones siempre han estado cargadas de connotaciones subiditas de tono, pero siempre en el frío ambiente laboral hasta que...

Fiesta de inauguración de una empresa del grupo. No me lo esperaba allí, pero apareció con su porte siempre elegante. Nos miramos y creo que en ese momento los dos supimos que era nuestra noche. Después de cumplir socialmente con todos, salimos casi sin hablar...

- ¿La última copa?
- Claro, me encantaría.
- ¿Te he dicho que estás preciosa?
- No.

Me rodeó con sus brazos y me besó. No hubo última copa. Fuimos a un hotel y hubo mucho amor, ternura, caricias... Creo que nadie me ha hecho nunca sentirme así. Estoy convencida que se repetirá.

OTROS ROLLETES DEL VERANO: "Ella se arrodilló delante de mí" | "Era tan pocholo" | "Me invitó a muchos donuts" | "Cada uno a su cama" | "Y me tumbó en la arena" | "El primer amor nunca se olvida" | "La única vez que he hecho el amor de verdad" | "¿Eres española?" | "Mi almohada es su pecho" | "Dos lobas quieren ligarte" | "Empapados" | "Revolcándonos salvajemente" | "Instruido en el arte del roce" | "Hasta Dios lo tiene a su lado" | "Nos metimos en el baño y..."