Radovan Karadzic ha sido extraditado por las autoridades serbias al Tribunal Penal Internacional de La Haya donde será juzgado por crímenes de guerra.

Karadzic, arrestado la pasada semana después de doce años en busca y captura, se le atribuyen varios delitos de genocidio. Está acusado además de asesinato de civiles, violaciones, maltratos a la población civil, crímenes de lesa humanidad y violaciones de las costumbres de guerra, incluido el asedio de Sarajevo durante los tres años y medio de guerra, en el que murieron miles de personas.

Se le inculpa también de crímenes de guerra por utilizar a 284 soldados de las fuerzas de la ONU (UNPROFOR) como escudo humano cuando el ejército serbobosnio temía, en mayo y junio de 1995, la intervención de la OTAN contra sus posiciones.