Los hallazgos de Plaza de España no pertenecen a las Caballerizas Reales sino a los sótanos del Palacio de Godoy

  • Los restos arqueológicos, que han paralizado las obras de Bailén, coinciden con los planos del siglo XIX de Ibáñez de Íbero.
  • Las excavaciones tienen prevista su finalización en diciembre. Será Patrimonio de la Comunidad de Madrid el que decida si priman los hallazgos frente a las obras de la zona.
Los hallazgos paralizan las obras de la calle Bailén.
Los hallazgos paralizan las obras de la calle Bailén.
Enrique Cidoncha

La calle Bailén se asemeja hoy al paisaje de una batalla como la que lleva su nombre. Un área comprendido entre la Plaza de España y la Plaza de la Marina Española cuyo subsuelo permanece a cielo abierto, a la espera de que Patrimonio de la Comunidad de Madrid determine el valor de los restos arqueológicos hallados en el transcurso de las obras.

La investigación avanza, y este mismo viernes el Ayuntamiento de Madrid ha anunciado que descartan la primera teoría que barajaron los expertos: los restos no pertenecen a las Caballerizas Reales sino a los sótanos del Palacio de Godoy.

Según explica el Consistorio, los restos encontrados hasta el momento coinciden exactamente con los planos del siglo XIX de Ibáñez de Íbero que desvelan cómo la calle Bailén era más estrecha y estaba delimitada por las caballerizas reales -que coincidían exactamente con los actuales Jardines de Sabatini- y este corredor de un palacio del siglo XVIII.

Los hallazgos coinciden también con los planos del Palacio del Marqués de Grimaldi, conocido posteriormente como Palacio de Godoy, que en la noche del 29 de noviembre de 1846 sufrió un incendio que obligó a trasladar los ministerios que albergaba a otro edificio. Los restos fueron posteriormente demolidos para ampliar la calle Bailén hasta su alineación actual. Lo que se ha encontrado de este edificio es parte del suelo de la planta baja, el arranque de los muros del mismo y una serie de sótanos abovedados, así como una escalera que conducía a los mismos.

Los arqueólogos trabajan a contrarreloj. Tienen hasta el próximo 5 de diciembre para acabar las excavaciones y así cumplir con la licencia que le otorgó la Comunidad de Madrid el pasado agosto cuando las obras de la Plaza de España toparon con estos hallazgos. No obstante, siguen en plazo. Así lo ha asegurado esta mañana la delegada de Obras y Equipamientos, Paloma García Romero, durante la visita a los trabajos arqueológicos: "Estamos dentro de los tres primeros meses y cuando los arqueólogos transmitan toda la información a la Comunidad de Madrid y ésta dé por concluida las obras, nos dirá lo que tenemos que hacer con lo que hemos encontrado".

El futuro de la calle Bailén está en manos de los expertos. Los próximos meses serán determinantes, pues será Patrimonio de la Comunidad de Madrid el que determine si el valor de estos restos priman frente a las obras contempladas para esa calle. Así cabrían dos escenarios, un museo en el centro de Madrid o una zona peatonal donde los madrileños puedan pasear.

Sobre estas posibilidades, la directora de excavaciones ha opinado que trasplantar los restos en algún Museo u otra ubicación "es muy difícil", y que además "no es necesario". Así, ha llamado a ser "coherentes", pues "la ciudad sigue viva; ni Roma conserva todo lo que tiene". Hasta que se adopte alguna decisión, "todo estará estudiado, documentado, con levantamientos en 3D".

Por su parte la delegada de Obras y Equipamientos ha avanzado que si deciden apostar por las obras -acabarían en 2021- "Madrid va a ganar una plaza maravillosa, moderna verde, con una conexión peatonal con los jardines. Es decir, una zona de paseo y de disfrute para el madrileño de una alta calidad", ha añadido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento