Sánchez, tras la exhumación: "La España actual es fruto del perdón, pero no puede ser producto del olvido"

  • El presidente del Gobierno asegura que "hoy España cumple consigo misma".
  • Sánchez asegura que las víctimas sin identificar en el Valle y en fosas son una "infamia" que "deberá ser reparada".
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.
EFE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ofreció este jueves tras la exhumación de los restos del dictador Francisco Franco una declaración institucional sin preguntas en la que aseguró que "hoy España cumple consigo misma" terminando con la "afrenta moral" que suponía la exaltación del autócrata. "La España actual es fruto del perdón, pero no puede ser producto del olvido", sostuvo.

Pocos minutos después de las 15.00, Sánchez compareció en la Moncloa para valorar el "largo proceso" de la exhumación, del que celebró que haya "contado con el pronunciamiento de los tres poderes del Estado". "Fue el poder legislativo sin un solo voto en contra el que instó al Gobierno a poner fin a una anomalía en una democracia" como es "la exaltación de la figura de un dictador en un espacio público". "El Ejecutivo impulsó los actos necesarios para materializarla", y "el judicial, con el pronunciamiento del Tribunal Supremo ha respaldado un procedimiento dotado de las máximas garantías", enumeró Sánchez.

Para el presidente del Gobierno, la salida de los restos de Franco del Valle de los Caídos supone "un paso más en la reconciliación" y "prestigia" la democracia española tanto "ante los ojos del mundo" como en la propia España. Un país que, según dijo Sánchez, es hoy "lo más opuesto al régimen franquista: donde había represión y dictadura hay libertad y democracia, donde había uniformidad e imposición, hay diversidad cultural y territorial, donde había aislamiento, hay Europa, donde había machismo y homofobia hay feminismo y tolerancia".

Este jueves ha tenido lugar la exhumación de Francisco Franco del Valle de los Caídos.

"El homenaje público al dictador era más que un anacronismo y una anomalía, era un agravio a nuestra propia democracia", y "ponerle fin era un deber para las generaciones que no crecimos bajo el trauma de la Guerra Civil y del franquismo", apuntó igualmente el mandatario. Pero aún hay una "infamia", dijo Sánchez, "que más pronto que tarde deberá ser también reparada": el hecho de que buena parte de los inhumados en el Valle de los Caidos "permanecen aún sin identificar" y de que existan "miles de fosas dispersas por toda nuestra geografía".

"Es una aberración que debemos afrontar con decisión", afirmó el presidente del Gobierno, que aseguró que "la España de hoy tiene una deuda con esas familias". Y también con los exiliados de la Guerra Civil, "los españoles abandonados a su suerte en campos de exterminio mientras su gobierno les daba la espalda", aquellos que "lucharon en los campos de batalla de la Segunda Guerra Mundial combatiendo al fascismo en Europa" y los "humillados durante décadas por sus ideas.

Sánchez también se refirió veladamente a las críticas de partidos como Unidas Podemos, que han denunciado el supuesto electoralismo del momento elegido para hacer la exhumación. "Nos costó mucho deshacernos de un régimen represor", y ahora "caben todas las opiniones sobre el momento de llevar a cabo esta acción", pero el Gobierno "anunció públicamente que lo haría en el mismo momento en que esto fuera posible" y "este es el momento", "ni un día antes ni después", explicó el presidente.

Para Sánchez, la salida del cadáver de Franco del Valle de los Caídos supone en sí misma una resignificación del recinto. "En unos días, cuando el Valle vuelva a abrir sus puertas, quienes accedan se van a encontrar con un lugar distinto", porque "quienes yacen son ya todos víctimas, sólo víctimas". "Cuando el Valle vuelva a abrir sus puertas simbolizará algo distinto: el recuerdo de un dolor que no debe volver a repetirse jamás y un homenaje a todas las víctimas del odio", zanjó.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento