Los Mossos d'Esquadra han salvado a un bebé de 24 días que se estaba ahogando después de que sus padres le administraran un medicamento y se atragantara en Granollers (Barcelona), según la Policía catalana.

Una pareja con un bebé en brazos les pidió ayuda
Una patrulla de los Mossos destinada al traslado de presos del centro penitenciario de Quatre Camins (Barcelona) estaba en la calle Joan Prim de Granollers cuando, sobre las 11.30 horas, una pareja con un bebé en brazos les pidió ayuda porque el menor había empezado a ahogarse tras administrarle hierro en formato líquido.

Los agentes comprobaron que el bebé estaba rojo y presentaba rigidez muscular por lo que decidieron llevarlo al Hospital de Granollers en el coche patrulla. Sin embargo, durante el traslado el niño dejó de respirar y detuvieron el vehículo para poder reanimarlo.


El bebé volvió a entrar en crisis cuando se dirigían hacia el hospital
Cuando el menor volvió a respirar, se dirigieron a un centro de atención primaria cercano para que lo asistieran y desde allí, como el bebé no estaba estable, decidieron irse al hospital en el coche patrulla, acompañados de una enfermera, para no perder tiempo esperando la llegada de un ambulancia.

El bebé volvió a entrar en crisis cuando se dirigían hacia el hospital, pero pudieron llegar al hospital, donde ya está fuera de peligro y se recupera favorablemente, por lo que el incidente quedó en "un susto nada más", según explicaron los padres del niño.