Los aficionados al patinaje verán restringida la práctica de este deporte a los espacios expresamente habilitados para ellos tras el verano. De lo contrario, se arriesgan a multas de entre 90 y 250 euros y a quedarse sin su vehículo.

el objetivo de esta medida es evitar que se produzcan destrozos en plazas y monumentos históricos"

El Ayuntamiento de Valencia aprobará esta semana la modificación de la ordenanza de circulación que facultará a la Policía Local a multar a todo monopatín, patinete o patín que circule por las aceras y por cualquier zona reservada para los peatones.

Además, los agentes estarán facultados para requisarlos y no devolverlos hasta que se haya abonado la cuantía de la multa, según ha informado el Concejal de Seguridad, Miquel Domínguez.

El edil ha explicado que el objetivo de esta medida es "evitar que se produzcan destrozos en plazas y monumentos históricos, al mismo tiempo que molestias a los vecinos por los ruidos que generan".

Las plazas de Manises, de la Virgen o las Torres de Quart son algunas de las más frecuentadas por los aficionados al monopatín y en ocasiones dañan el mobiliario con sus acrobacias.

La nueva norma entrará en vigor tras el verano, una vez la apruebe el pleno del Ayuntamiento y salga publicada en el Boletín Oficial de la Provincia, pese al rechazo que han mostrado en repetidas ocasiones varios colectivos de Valencia, que no han dudado en salir a la calle para manifestarse su oposición.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VALENCIA