Las cuentas del Estado tuvieron el pasado mes de junio un déficit de 4.683 millones de euros, el 0,42% del PIB. Este dato se debe, principalmente, a la desaceleración en el sector inmobiliario y al aumento de los costes empresariales por el encarecimiento del crudo.

 

Las medidas para ayudar a empresas y familias han repercutido en este déficit
El Gobierno también señala que las medidas que ha tomado en los primeros seis meses del año para aumentar la liquidez de las empresas y ayudar a las familias a disminuir el impacto de la inflación han repercutido en la disminución de los ingresos y en el consecuente déficit.

 

Así, entre enero y junio de este año, los ingresos del Estado cayeron el 4,8%, hasta los 66.934 millones de euros, mientras que los gastos aumentaron el 10% con respecto al mismo periodo del año anterior, hasta 71.617 millones.