Un consumidor belga pagó hoy su factura de electricidad y gas con 215 kilos de monedas de un céntimo de euro como protesta por los elevados precios de la energía.

Patrick Janssen acudió a la sede que tiene en Amberes la compañía Electrabel, la principal empresa de energía del país y una filial del grupo Suez, llevando el dinero en dos carretillas, en un pequeño convoy precedido por un coche.

La empresa eléctrica aceptó el pago
Añadió que la empresa aceptó el pago e indicó que se ocupará de la cuestión de forma interna, aunque no detalló el montante exacto de la factura. Janssen explicó que había realizado la acción como protesta y en nombre de los ciudadanos europeos que tienen que apretarse el cinturón para pagar los crecientes precios de la energía.