El Puerto Viejo, esencia arrantzale

  • Está situado junto a la playa y las casas señoriales de Getxo.
  • Aún mantiene el espíritu y la esencia de los pescadores de antaño.
  • Tiene cerca Ereaga, el Puerto Deportivo, el Puente Colgante...
La plaza principal del barrio, el la calle del Puerto Viejo.
La plaza principal del barrio, el la calle del Puerto Viejo.
GORKA ARTAZA

Junto a las grandes casas señoriales de la aristocracia vasca del barrio de Neguri aún permanece, en el municipio de Getxo, un pequeño rincón que recuerda el pasado de los arrantzales.

El Puerto Viejo de Algorta hace tiempo que dejó de funcionar como enclave pesquero, pero todavía mantiene el espíritu y las inconfundibles casas de pescadores. Un lugar perfecto para olvidarse del paso del tiempo donde, además, si uno se para un momento y cierra los ojos, es capaz de reconocer el característico olor del pescado saliendo de los gasolinos y entrando en el puerto a manos de las pescaderas.

Sus

casas de madera pintadas de diferentes colores y sus
calles estrechas en cuesta son de obligada visita para todos aquelos que visiten este municipio de la costa vizcaína.

Allí, junto a la pequeña plaza principal del barrio, es posible incluso encontrase aún a algunos de los abuelos del lugar, que pueden recordar con pelos y señales cómo era la zona cuando la actividad pesquera estaba en pleno funcionamiento.

 El Puerto Viejo, además, ofrece todo lo que el visitante pueda necesitar, sobre todo ahora en verano. Restaurantes para comer, bares para tomar unos pintxos, la playa de Ereaga al lado, cines, más restaurantes y un acuario en el Puerto Deportivo cercano... incluso tiene a mano el Puente Colgante o de Vizcaya, al que se puede llegar andando en unos 20 minutos a través de un bonito paseo por la playa y toda la bahía del Abra.

Un lugar que sorprende a los que lo visitan, sobre todo, porque no se lo esperan.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento