Disponer de un negocio limpio y reluciente es uno de los requisitos que deben cumplir para poder pasar la inspección de sanidad. El pasado año la Conselleria de Sanidad llevó a cabo 143.827 inspecciones pero 2.267 establecimientos de la Comunitat no consiguieron pasar la prueba.

Los inspectores visitan las instalaciones para ver si están limpias

Los comercios especializados en comidas preparadas se llevaron la palma en cuanto a multas se refiere, 1701, seguidas de cerca los establecimientos de carnes y productos derivados con 249 sanciones. Los almacenes y cooperativas encargados de distribuir hortalizas, verduras, frutas y detergentes concentraron 204, harinas y derivados con 113 multas.

Cuando los inspectores de sanidad visitan el comercio lo miran todo y prestan especial atención a que los productos que se venden al público sean de primera calidad y que las instalaciones en las que se exponen están limpias. Si esto no se cumple, Sanidad multa al comerciante e incluso puede llegar a perder su licencia de actividad. El 90% de sanciones que se pusieron en 2007 fueron de caracter leve, lo que significa que el dueño del establecimiento tuvo que pagar 3.000 euros de sanción mientras que el 10% se han considerado menos graves han conllevado el cierre de los establecimientos hasta que se ha solucionado el problema sanitario mas la correspondiente multa.

Previsiones para 2008

La Conselleria de Sanidad tiene previsto realizar 99.806 visitas durante este año así como llevar a cabo 3.000 auditorias. Aquí los inspectores sanitarios pasarán hasta tres días en los comercios para ver en qué condiciones trabajan los empleados.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VALENCIA