Después del concierto de Las Ventas, actuar en Vigo ya es poca cosa.

No. Todo lo contrario. Los recintos grandes no tienen porqué ser mejores y Las Ventas ha sido una anécdota. Tocaremos en Vigo encantados de la vida y sin comparaciones.

Eran devotos de las salas pequeñas y, sin embargo, ahora triunfan con grandes conciertos, ¿qué ha cambiado?

Hemos empezado en ellas y las salas pequeñas forman parte de nosotros, son nuestra identidad. Hay días que en grandes espacios ocurren cosas bonitas, pero la magia está en los sitios pequeños. Y de hecho nosotros hemos ido subiendo escalonadamente, poco a poco hemos subido todos los peldaños, sin saltarnos ninguno

¿Qué les da más pereza, cantar o componer?

Ninguna de las dos cosas. Cantar o grabar es el estado natural de cualquier músico. Y hay que prepararlo todo para salir de gira. No somos gente nada perezosa.

¿Por qué les gusta tanto rodearse de colaboraciones en sus discos?

Hemos tocado mucho, con muchos colegas y siempre nos ha gustado hacer mezclas e invitar a amigos a conciertos. Entre los músicos, compartir es algo muy natural, sobre todo cuando no hay cámaras.

¿Qué recuerdos tienen de sus actuaciones en Vigo?

La Iguana fue lo más. Es un bar mítico de Vigo y de su marcha y del rock and roll. También nos gusta mucho la zona de Nigrán, con Patos y Playa América.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VIGO