Los sindicatos CC OO y UGT adelantaron ayer su intención de iniciar en septiembre un calendario de movilizaciones, protestas, recogidas de firmas y encierros contra el cierre de la fábrica de tabaco de Altadis en Alicante y la pérdida de 338 empleos.

Los representantes sindicales reclamaron al alcalde de Alicante, Luis Díaz Alperi, que se pronuncie con claridad contra el cierre de la fábrica, así como que se comprometa a apoyar a los trabajadores para evitar el cese de la actividad de la empresa.

Criticaron la actitud del primer edil por decir que «no tiene ni la menor idea de cómo se va a recolocar» a los trabajadores de Altadis y le pidieron que «se moje a la hora de buscar soluciones».

El secretario de CC OO en Alicante, José de la Casa, recordó que el Ayuntamiento le dio «3.000 millones en plusvalías (18 millones de euros) a esta empresa en 2000 cuando se trasladó» al polígono de Las Atalayas y, con este cierre, la mercantil (Imperial Tobacco)«se ríe un poco de una actitud generosa en aras de mantener la fábrica en la ciudad».

Y recriminó al alcalde: «Me sonroja que Alperi no se pronuncie con nitidez en la defensa de la fábrica, del mantenimiento de la actividad y de los puestos de trabajo». Asimismo, le exigió que defienda su continuidad «porque costó mucho dinero a los ciudadanos».

Los sindicatos esperan «poco» del encuentro que mantendrán con el alcalde, junto con el comité de empresa de Altadis, el 18 de julio.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE ALICANTE