residencias caninas
Perros cuidados en una residencia canina

Las reservas de residencias caninas en verano han caído hasta un 50% respecto a las del verano pasado. Los propietarios consultados por 20 minutos aseguran, aunque están llenos, hay más huecos porque las estancias medias se han reducido de los veinte días hasta una semana.

Según su opinión, la crisis y a la llegada de familiares para ver la Expo, provoca que los zaragozanos no salgan de vacaciones, o que se marchen durante menos tiempo. Agosto, el mes más concurrido en las residencias caninas, presenta más huecos de lo habitual.

Sólo en julio las reservas han descendido desde el 20 al 30%

Dejar la mascota en el puente del 15 de agosto puede ser complicado. "Se colapsan las instalaciones porque se une el inicio y el final de las vacaciones de muchos, con el fin de semana y el propio puente, con lo que no tienes huecos", asegura el veterinario de la guardería de Las Jaras, Miguel Izuel.

Llevar el perro a este tipo de guarderías puede costar entre los 12 y los 15 euros por cada noche y entre los servicios se incluye alojamiento, comida, limpieza y paseos. Suelen estar ubicadas en los barrios rurales cercanos a Zaragoza, para que los animales estén cómodos y en el campo, como por ejemplo en La Cartuja Baja, en Peñaflor o en Movera.

El número de llamadas también ha descendido. "Otros años hubiera llenado un 30% más de mis instalaciones, pero ahora sólo podría llegar hasta un 10% más, aunque estamos completos", afirma el propietario del Centro Canino Usurbe, José Ignacio Aguinaga.

También bajan las adopciones

Las adopciones de perros caen un 60% en verano debido a las vacaciones y cada día se abandonan en Zaragoza una media de tres perros, según el Centro de Protección Animal del Ayuntamiento. Estas instalaciones, ubicadas en La Cartuja Baja, disponen de un servicio gratuito de adopción de peros en el que sólo se debe aportar el precio del chip localizador.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE ZARAGOZA