El servicio de inclusión social cuenta con un equipo de cinco personas. Este personal empezó a trabajar hace un mes en las oficinas ubicadas en Rivera Atienza. Su cometido es atender a personas en riesgo de exclución integrándolas en el mundo laboral.

En este año se realizaron 317 intervenciones, la mayoría correspondientes a mujeres. De todas estas personas, ya hay ocho que están trabajando. Además, se atendió a  414 personas derivadas de Atención Primaria.

La edad de las personas que se atienden en este servicio de inclusión social ronda los 43 años. El año pasado hubo 177 usuarios y se firmaron 187 contratos, la mayoría en el sector de la hostelería.

El servicio de inclusión social comparte los locales de Rivera Atienza, en la calle Martínez Garrido 21, con la oficina para atención a inmigrantes y con dos UTS, las antiguas Unidades Básicas de Atención Social.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VIGO