Ascó
En la imagen, la central nuclear de Ascó. (JAUME SELLART/EFE) JAUME SELLART/EFE
ICV ha presentado un requerimiento en la Fiscalía General del Estado en contra de la central nuclear de Ascó I por el escape radiactivo que se produjo en las instalaciones en el mes de marzo. Como consecuencia se encontraron, en el mes de abril, 364 partículas radiactivas en los edificios de la central y no se descarta que se sigan encontrando.

La actuación de la central se considera un delito según se expone al Código Penal, ha indicado Daniel Pi
El diputado en el Parlamento de Cataluña, Daniel Pi, ha remarcado que se informó tarde del problema, que se ocultó información y que se manipularon los instrumentos de medida de la central, y ha añadido que todo eso se considera un delito según se expone al Código Penal, ya que se puso en peligro la salud de las personas y del medio ambiente.

Debido al suceso de marzo también se han localizado cinco partículas fuera de las instalaciones de Ascó, según los datos del informe emitido por el Consejo de Seguridad Nacional.

ICV denuncia mala praxis

Los denunciantes han destacado la mala praxis llevada a cabo por la central. Consideran, asimismo, que se informó tarde de las incidencias, se ocultó información y se manipularon los instrumentos de medida de la central. Eso supone un delito, según se puede encontrar en los artículos 341, 342, 343 y 344 del Código Penal, ya que se puso en peligro la salud de las personas y del medio ambiente.

En los artículos se expone que en algunos casos las penas pueden llegar a ser de prisión. "Nosotros hemos presentado el requerimiento en la Fiscalía para que actúe y formule la demanda correspondiente", ha explicado Daniel Pi.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE TARRAGONA.