Mariah Carey
Mariah Carey, en una imagen tomada el pasado mes de mayo (Foto: KORPA). KORPA

En momentos malos, a Mariah Carey le gustaría encontrar una "salida". Y qué mejor manera de huir que siendo secuestrada, ha debido pensar la cantante, que reconoce haber fantaseado en sus peores épocas con que alguien la rapta y la aleja de sus problemas.

La artista reconoció en una entrevista a la revista Elle, en su edición norteamericana, que se imagina que alguien la rapta como forma de encontrar una "salida".

La petición de mano de Nick fue algo así como una forma de secuestro

"Cuando me encontraba en un momento triste de mi vida, siempre quería ser secuestrada", explicó Carey, de 38 años, que ahora sin embargo
ha encontrado la tranquilidad y la estabilidad junto a su flamante marido, el rapero Nick Cannon. De hecho, la cantante vio su proposición de matrimonio como una "forma de secuestro", cuando su pareja la llevó en helicóptero antes de pedirle la mano.

"Definitivamente me encuentro en el mejor momento de mi vida", agregó. En este sentido, la intérprete de Without You aseguró haber encontrado el buen camino tanto en el ámbito profesional como en el personal. Respecto a esta última faceta, Carey reconoció que hasta ahora "nunca había tenido vida privada" y, si la tuvo, "siempre fue llevando una máscara".

Quiere ser madre

Carey y Cannon se casaron en mayo en una ceremonia celebrada en secreto en las Bahamas. Se trataba del segundo matrimonio para la también actriz después de su fallida relación con Tommy Mottola.

Desde entonces, siempre han aireado su amor a través de los medios de comunicación y, tal es la estabilidad de la pareja, que Carey ya se plantea tener hijos. No obstante, reconoció que "celebridad-landia", como denomina a Hollywood, "no es el mejor lugar para criar a un niño".