La policía ha iniciado una investigación para determinar si el joven Vladimir P, de 29 años, murió como consecuencia de un golpe de calor en la playa de Cala Major (Palma de Mallorca), según informa diariodemallorca.es.

El bañista, de nacionalidad búlgara, murió el pasado martes por la noche en el hospital Son Llàtzer, tras permanecer tres días ingresado en estado crítico.

El fallecido sufrió graves quemaduras en la piel al permanecer, el pasado sábado, durante varias horas al sol. Fue un socorrista quien se percató de que el joven llevaba varias horas sin moverse del suelo, dando posteriormente la voz de alarma.

"Un caso aislado"

Una de las hipótesis que se baraja es que el bañista pudo sentirse indispuesto tras un baño y se tumbó en la arena para tratar de recuperarse.

Desde la Conselleria de Salud se indica que hay que esperar al resultado de la autopsia para determinar si, efectivamente, se trata de un golpe de calor, en cuyo caso "no dejaría de ser un caso aislado".