Los Mossos d'Esquadra interceptaron ayer en las provincias de Lleida y Tarragona a ocho conductores que participaban a la Cannonball Run Europe 2008, una carrera organizada por los amantes de los vehículos de alta gama, y que el miércoles salió de Mérida (Badajoz) hacia Barcelona.

Llevaban un sobre con la inscripción Top secret. Mission 3, dónde había especificada la ruta de ayer
Hoy han sido denunciados en Girona dos conductores más, uno por llevar un detector de radares y otro por no respetar la distancia de seguridad. Ayer, los mossos recibieron varias llamadas alertando de la presencia de varios vehículos al AP2, sentido Barcelona, circulando a
gran velocidad y efectuando adelantamientos anti reglamentarios.

Los primeros coches fueron detectados a la altura de Vila-rodona (Alt Camp). Los agentes interceptaron ocho vehículos, siete de ellos con placas de matrícula inglesas y uno de Malta. En concreto eran un Audi, dos Porsche, un Aston Martin, un Mitsubishi EVO, un Honda y un Mazda.

Tres de los vehículos iban logotipados con el símbolo y las letras de la Cannonball
Todos los conductores presentaban una marca de tinta al anverso de la mano y una tarjeta con su nombre y apellido y el anagrama de la carrera Cannonball Run Europe 2008. Además, llevaban un sobre con la inscripción Top secret. Mission 3, dónde había especificada la ruta de ayer, que comprendía la salida del hotel Mérida Palace de Mérida entre las 8 y las 9 horas y la llegada en Barcelona entre las 15 y las 18:30 horas, previo paso por Madrid, Zaragoza y Lleida. Tres de los vehículos iban logotipados con el símbolo y las letras de la Cannonball.

Los ocho conductores fueron denunciados por vía administrativa por celebrar una prueba deportiva en una vía sin haber obtenido una autorización previa, infracción que comporta una multa de 450 euros. También fueron denunciados por conducción negligente, con una sanción de 150 euros. Está previsto que los vehículos abandonen Barcelona a lo largo del día.